Transportada a la Edad Media

Un manto blanco cubre el viejo monasterio

San Miguel de Escalada - Diciembre 2009

En la Ruta Vadiniense del Camino de Santiago, refugiado de invasiones y miradas supérfluas, se alza, resistente ante el avance del tiempo, el solitario San Miguel de Escalada.

Lo conozco desde no sé cuándo, pero no fue el año pasado, ni el anterior, ni el otro, ni el de más allá… sé que su imagen ya andaba por mi casa en forma de fotografía hace mucho, y sé que deseosa de conocerlo en persona, un día, mi padre me llevó hasta él.

Y allí estaba el tímido monasterio, histórico y humilde, observando, desde sus capiteles de estilo corintio, la mirada admirada de aquella muchacha que se maravillaba ante aquellas piedras en forma de monumento que el paso del tiempo no había podido eliminar.

Recuerdo con absoluta claridad cómo le decía a mi padre que no entendía qué hacía aquella maravilla allí solita, olvidada del mundo cuando tenía tanto que enseñar… y me dejé embaucar por su sencilla apariencia cargada de mozárabe y poco a poco, su pórtico y sus columnas, sus grandes arcos de herradura y sus detalles grabados en piedra, me transportaron a un mundo de guerras fronterizas entre los reinos cristianos y los musulmanes, me transportaron a los inicios del siglo X, cuando un grupo de monjes capitaneados por el abad Alfonso, dejaron atrás su querida Córdoba en el lujoso Al-Andalus viéndose obligados a dirigirse hacia el norte, pues los reinos islámicos que hasta entonces les habían permitido vivir en un ambiente pacífico y tolerante, dejaron de ser amables y muchos cristianos se vieron empujados a sumergirse en las profundidades de lo desconocido.

Y fue así como, en su peregrinar hacia tierras lejanas, encontraron en su camino un viejo templo de origen visigodo en ruinas, y la pequeña comitiva y su abad decidieron levantar un nuevo templo sobre el antiguo, y así, en tan sólo doce meses, se erigió el monasterio, sin oprimir al pueblo, sin necesidad de mandato real, sino por el trabajo duro y constante de unos monjes que quisieron volver a dar vida a un lugar que había sido dedicado al arcángel Miguel, y lo consiguieron.

Nunca olvidaré el regalo que recibí aquel día al descubrir San Miguel de Escalada.

Gracias, papá.

Anuncios

10 comentarios so far »

  1. 1

    Sara said,

    Único en el mundo, el Monasterio de San Miguel de Escalada.
    Tenemos mucha suerte de poder disfrutar de la Joya del Mozárabe.

  2. 2

    Carlos said,

    Por la misma carretera de San Miguel de Escalada, una vez cruzada la nacional que une León con Valladolid, se puede llegar al Monasterio Cisterciense de Santa M.ª de Sandoval…
    Fue fundado por donación de Alfonso VII en 1171. Tras la desamortización se abandonó y actualmente es templo parroquial de la población, habiendo sido muy restaurado, dejando al descubierto toda la belleza de la sillería caliza cisterciense. Presenta tres ábsides en la cabecera, crucero acusado en planta y tres naves.

  3. 3

    patrichueck said,

    Gracias por la foto, Alejandro, es realmente bonita.

  4. 4

    Alex said,

    Si que es bonita la foto, la verdad, y merece la pena que la disfrutemos todos los que queremos tanto a esta zona!! Esta genial el blog Patri , asi que a seguir así y a ampliar la información de los pueblos. Un besote

  5. 5

    Elena said,

    Increíble la foto, enhorabuena al fotógrafo! Y a la autora del blog, preciosos los relatos, Patri!

  6. 6

    Mauricio Camacho said,

    Me encanta que incluyas historia en tus relatos 🙂

  7. 7

    […] talla pequeña, aquella pequeña imagen de San Martín remonta sus orígenes a la época en que el Priorato de Escalada extendía su poder eclesial al otro lado del río Esla, y la ermita que le daba cobijo ya no está, […]

  8. 8

    […] en patrimonio y acuden a mi mente el mozárabe San Miguel de Escalada, y la Pulchra Leonina; pienso en patrimonio y se me ocurre el castillo de Ponferrada y el de […]

  9. 9

    […] X que dejaron atrás el antiguo Al-landalus para instalarse en las cercanías del río Esla, en San Miguel de Escalada; y dibujando una sonrisa, la historia nos vuelve a hablar de un tal Guzmán el Bueno, que repobló […]

  10. 10

    […] está lleno de catedrales, iglesias y monasterios, lleno de arte y cultura, lleno de ríos, de valles, y de valles anegados por una belleza acuática […]


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: