La Catedral de la Montaña

Iglesia de Lois

Un día, sumergida en las imágenes de un libro de historia, descubrí una fotografía a cuyo pie se leía: Iglesia de Lois, León.

-“¿León?”- me pregunté, -“no me suena”-, y la siguiente vez que fui al pueblo, me presenté en la oficina de turismo de la capital a preguntar qué se podía visitar allí, y entre un montón de folletos y escuetas explicaciones, encontré, discreta, la imagen que había descubierto un tiempo atrás.

Como todo buen leonés, amante de su tierra, mi padre se ofreció, de muy buen grado, a llevarme hasta allí; y cuál fue mi sorpresa cuando, remontando el cauce del Esla, río arriba, en el Concejo de Alión, dirección a los espectaculares Picos de Europa, en la Montaña Oriental, tomando un desvío a mano izquierda, aparecía una angosta carretera en cuyo margen derecho discurría, apresurado, el río Dueñas, que alimenta con sus aguas al Esla, y al final de la misma…  franqueado por montañas, Lois.

Entramos en Lois acompañados por el alegre cantar de los pájaros que pueblan sus montes. La sensación era muy grata: no sólo el lugar denotaba ese carácter señorial que te transporta a siglos pasados, sino que el ambiente que lo rodeaba era impresionante, y las montañas parecían serios soldados vigilando que Lois no sufriera ningún percance y pudiera conservar la belleza señorial de sus calles y sus casas, de su iglesia y sus montañas.

Iba paseando por elegantes calles distraída, recorriendo con la mirada las paredes de las casas, encontrando en ellas los escudos de los cuatro Mayorazgos que tenían sede en sus tierras, sorprendida al descubrir la Cátedra de latín que durante decenios se impartió allí. Explicar qué sensación me embargó en aquel momento es algo difícil; era una mezcla de sorpresa y asombro, allí, escondida del mundanal ruido, pura y limpia como el entorno que la rodea, se alzaba, imponente, “La Catedral de la Montaña”.

Me sorprendió descubrir una iglesia tan descomunal en aquel ambiente rural de montaña. Datada en el siglo XVIII, fue resultado de la colaboración entre los vecinos del lugar y la autoridad eclesiástica. Así, el obispo Rodríguez Castañón, originario del pueblo, se hizo cargo de los gastos, los vecinos aportaron materiales, en especial el mármol que traían de una cantera cercana y que le da ese tono rosado tan diferente; el que tenía bueyes, transportaba la materia hasta el lugar ayudando a cargar y descargar… y así, todos a una, dieron forma a la impresionante iglesia que conserva, en su interior, retablos, tallas, orfebrería y un precioso Cristo de mármol.

Después de aquella visita, aprendí, que, a veces, lo que menos esperas, es lo que más te sorprende.

¿Nos sorprendemos juntos? Vamos, todavía Lois, tiene mucho que contar.

Anuncios

13 comentarios so far »

  1. 1

    Gerónimo said,

    Patri, muy interesante tus relatos como siempre. Me gustaría conocer un poco sobre la geografía de España para comprender un poco mejor, pero bueno.
    Saludos desde el otro continente.

  2. 3

    Mauricio Camacho said,

    Muy bonita descripcion. Habra alguna foto de la Iglesia? 🙂

  3. 5

    patrichueck said,

    Mi reconocimiento y mención especial a Fernando, que regenta el restaurante de Lois, y que muy amablemente atendió mi llamada poniéndome en contacto con Ángel Revuelta, miembro de la Asociación Cultural y Deportiva de la Cátedra de Lois, autor de la preciosa fotografía que podéis ver.

    Tengo algunas fotos más que él mismo me ha enviado, y que a lo largo del año iré publicando para que podáis deleitaros con la belleza de La Catedral de la Montaña.

    Fernando, Ángel, GRACIAS POR TODO.

  4. 6

    Carlos said,

    Os animo a visitarla, yo lo hice.

    Accesos:

    – Desde la Provincia de Palencia, por Guardo.
    – Desde el Principado de Asturias, por el Puerto del Pontón.
    – Desde la Comunidad Autónoma de Cantabria, por el Puerto de San Glorio.

    Tenéis muy cerquita el Embalse de Riaño…

    • 7

      patrichueck said,

      Con respecto a Riaño, os cuento que Julián envió un escrito muy bonito llamado “Las montañas lloran sobre Riaño” que podéis encontrar como comentario al relato de “Sumergiéndome en el Recuerdo”. Os lo recomiendo. Es muy bueno.

  5. 8

    BERNARDO said,

    Bonita historia nos has contado, lástima que generalmente nos interesamos más por conocer lo de fuera sin saber valorar todo lo que tenemos a nuestro alrededor.
    Tengo que confesar que lo de LOIS sólo me sonaba de los vaqueros y mira por donde hay un pueblo con ese nombre que esconde algo tan majestuoso.
    Gracias por tus relatos tan interesantes y enseñarnos a conocer todo lo bueno que tenemos a nuestro entorno próximo.

  6. 9

    Fausto Martinez said,

    Cada día me sorprendo con las maravillas que tenemos en León, gracias por tan bello relato Patri.

  7. 10

    Elena said,

    Maravilloso pueblin escondido entre montañas ,vale la pena visitarlo.Sorprende que con lo pequeño que es tenga lo que bien han dado en llamar la catedral de la montaña.Mucho silencio y paz se respira en el, solo roto de vez en cuando por el ladrido de un perro o el cloquear de las gallinas.

  8. 11

    Miguel Revilla said,

    Yo estuve allí hace 5 años, me acuerdo porque no había nacido Diego, fuí con mi mujer y una pareja de amigos. Nos encantó, y no sólo la catedral, sino el guía que tuvimos, un señor mayor majísimo del pueblo que no dudó en explicarnos la historia de aquella preciosa iglesia, a pesar de que eran las tres y pico de la tarde, lo estaban esperando para comer y nosotros también con el estómago vacío. Incluso antes de irnos nos subimos a una de las torres y nos hicimos fotos. Tengo un magnífico recuerdo de aquella visita a Lois.

  9. 12

    Dadofin said,

    Yo sí sabía de la existencia de dicha catedral, pues en Lois hubo seminario durante un tiempo. Era muy pequeña cuando me lo contaba mi padre pues tenía relación familiar con dicho obispo.
    No puedo decir que conozca Lois aunque no esté demasiado lejos. Sólo estuve una vez hace muchos años. Espero volver a la zona que no tiene desperdicio.

  10. 13

    juan luis Cardeña said,

    la conozco desde hace años pues pues llevo visitando la zona hace unos 34 años, mi mujer es de Vidanes del esla yo de un pueblecito de madrid ( Villaviciosa de Odon ) y he de decir que es un valle de entrada al pueblo, un tanto angosto, cuando entras al fondo es o que te sorprende la catedral de la montaña….. sus vecinos, su quietud, sus montañas en derredor vigilantes, como si prestaran atencion y que nada moleste a tal belleza de piedra. bello, muy bello.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: