El buen Caín

Caín y los Picos de Europa

En el corazón de Los Picos de Europa

Una vez más, las tierras de León conjugan en su haber ese toque místico que une lo humano y lo divino.

Según el Génesis, Caín y Abel fueron los primeros humanos descendientes de los originarios Adán y Eva creados por Dios como fruto de la Tierra, a los que moldeó con barro e insufló su aliento divino dándoles el alma que todo hombre y mujer alberga en su interior.

Cuenta el Génesis, que movido por la envidia y los celos, Caín mató a Abel a escondidas, y al preguntarle el Creador por su hermano, Caín contestó diciendo que no sabía dónde estaba. Mas el Señor, que todo lo sabe, castigó a Caín condenándole a vagar por la tierra de Nod…

En la tierra de León, hace ya siglos que Caín pidió disculpas por su pecado, y el Todopoderoso le concedió el perdón y la gloria devolviendo a su estirpe un paraíso que sus progenitores habían perdido, esta vez, un Edén en el corazón de los Picos de Europa.

Caín es un pueblo pequeñito, escondido entre los valles y las montañas, al final de una carretera angosta y curvilínea que lo une con Posada de Valdeón. Lo que siempre me he preguntado es cómo debe ser un invierno en un lugar tan remoto, tan alejado de la globalización que envuelve el mundo de nuestros días, ¿cómo debe ser un invierno blanco en el bello Caín? imagino las cumbres cubiertas por un espeso manto de nieve y el congelado Cares más silencioso que nunca junto a él…

En la Montaña Leonesa, en Posada de Valdeón, aparece, alegre, el rápido río Cares naciendo de la confluencia de varios arroyos que dan vida a uno de los afluentes del río Deva, que terminará desembocando en el Mar Cantábrico y convirtiéndose en frontera natural entre las norteñas Asturias y Cantabria.

Con un ímpetu renovado tras las arduas nevadas del invierno, discurre, con vitalidad sonora, la Divina Garganta del Cares, con sus rápidos y su meandros hasta llegar a Camarmeña desde donde baja el agua canalizada hasta alcanzar el desnievel de 230 metros de caída que arrancan de la central de Viesgo.

Al abrigo de las imponentes paredes grisáceas de las enormes montañas, se apresura el huidizo río valle abajo, discurriendo a los pies de unas laderas empinadas, pobladas de roca y de los más variopintos tonos verdosos que salpican sus muros con árboles, arbustos y plantas que alcanzan altura escalando unas vertientes que apuntan al cielo que las ha visto crecer. Y los colores blanquecinos de la piedra se ven sorprendidos por los líquenes que la humedad ha cultivado, y las transparencias del agua permiten apreciar la belleza de los cantos con los que juega el agua en el lecho de su río, que serpenteante y cantarín desciende por las estrecheces de su camino… y yo me sorprendo desde las alturas de un sendero surcado sobre el discurrir del río, en las oquedades de las montañas, me sorprendo con un concierto de sonidos que dan vida a un espectáculo digno de ser contemplado al menos una vez en la vida… el  sol se cuela, escurridizo, entre los picos de las montañas y sus rayos resplandecen en el agua cristalina del Cares que juega con destellos, deslumbrando a quien desea deleitarse con su contagiosa alegría silvestre…

En tan abrupta orografía, parece que sólo la vegetación puede morar, mas también hay chivos y otros mamíferos que han hecho de las escarpadas, sus valles y su río, su morada.

Estoy pensando que la próxima vez que vaya a Caín, voy a comprar uno de sus quesos y a hacer alguna excursión a pie por allí, ¿me acompañas? yo llevo la cámara.

Anuncios

10 comentarios so far »

  1. 1

    patrichueck said,

    Gracias por la fotografía, Cris. Es muy bonita. Me ha cautivado.

  2. 2

    Cristina said,

    De nada! Todo aquel paisaje, su historia, su todo… es realmente precioso!

  3. 3

    Eralde Félix said,

    Bueno creo que una de las pocas cosas que no escapo a la maldicion que Dios concilio a los coetaneos de Caín, fue que las mujeres pariesen sin dolor… Por el resto creo que todo lugar es maravilloso, si tiene una historia que cautiva un alma dispuesta a relatar aquellos topicos de los grandes parajes de los picos de Europa.

    De las pocas cosas que leo, estos relatos… son algo que los espero con entusiasmo, porque me cautivan y me dan una imagen clara y nitida del paisaje y la calidez de la escritura del relato!

    Gracias de todo corazón!

    • 4

      patrichueck said,

      Aquella zona está llena de una majestuosidad serena que marca los recuerdos cuando evocas su imagen en la mente.

      La verdad es que a mí, toda aquella región cercana a los Picos de Europa, me cautiva.

      Habrá más relatos sobre ella. Prometido.

  4. 5

    Carlos said,

    Ummm, los quesos de los Picos de Europa; ideales para salsas, aperitivos o tapas…

    ¿Lo habéis probado sobre rebanadas de pan de hogaza acompañadas con vino tinto?

  5. 7

    […] Caín y Cordiñanes hay amor, ese amor fraterno que une las almas de quienes han crecido juntos, y es ese […]

  6. 8

    […] Amigos que encuentra uno y sin saber cómo empiezan a ser importantes, y les dedicas tu tiempo y te dedican el suyo, amigos que aman lo auténtico, lo natural, amigos de Carande y Riaño, amigos de Burón y Boñar, amigos de Valdeón y Caín… […]

  7. 9

    […] sé que suena extraño pero… ¿y si las montañas hablaran? ¿qué dirían? no estoy segura, pero probablemente contemplarían nuestras idas y […]

  8. 10

    […] el corazón de los Picos de Europa, galopando desde el escondido Caín, fantasioso, juguetón, libre y alegre, el río Cares sorprende desde su alegre seducción, […]


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: