En el cerro de Coyanza

El Castillo de Coyanza

El Castillo de Coyanza

En la lejanía del tiempo, enraizada en los siglos anteriores a nuestra era, comienza la historia de una villa que cambiará su nombre hasta convertirse en la Villa del infante Juan.

Los vacceos, aquella etnia celta que vivió en la Meseta Norte en la misma época en que los tartesos habitaban el sur de la Península Ibérica, habitaron tierras junto a la ribera del río Esla y establerieron lo que será llamado la Ruta del Estaño, aquello que la imperial Roma convertirá después en la Vía de la Plata.

Allí, sobre el promontorio que domina la ciudad en la Vega del Esla, se alza el nuevo castillo, construido sobre aquel que sucumbió ante las huestes musulmanas en el ataque de Almanzor, en su avance hacia territorio cristiano allá por el siglo X.

El castillo de los Acuña se alza, hermoso, terso y limpio, dominando el paisaje de llanuras que envuelve la ribera del río Esla en su descenso hacia el Duero, con aquel color pálido cremoso, y parece haber sido esculpido en roca y puesto sobre la altura para que la mente divague al contemplarlo entre historias medievales sin contar: tal vez una princesa asomando por alguna de sus escuetas ventanas, o bien un par de soldados montando guardia en alguna de sus torres… esas torres cuyas cimas parecen manos extendidas al cielo, como si con sus almenas, con sus dedos quisieran acariciar el azul del firmamento… y parece la fortaleza un castillo de juguete que alguien hizo a tamaño real guardando el más mínimo detalle, labrando en sus muros los escudos que atestiguan su noble pasado, dibujando las redondeces de sus torres, con la muralla rodeando lo que fuera la Villa medieval… mas ha pasado el tiempo y sus cicatrices han hecho mella en la grandeza del Castillo de Coyanza… pero no importa, no importa, porque cuando miras directamente la belleza antigua de las arrugas en su piel, cuando ves los surcos que los años han labrado en su faz, descubres el encanto de una historia vivida, de una vida experimentada, con batallas, victorias y derrotas, con alegrías y penas, con el olvido y la alegría del reencuentro…

El color a trigo de cada uno de los muros de aquella fortaleza, recuerda, con el orgullo de una dama elegante y serena, la gloria de la que fuera conocida como Coyanza, Valencia de León, Valencia de Campos, y finalmente, ya adentrados en el siglo XIII, Valencia de Don Juan en honor al primer duque de la Villa: el infante Don Juan de Portugal.

El Castillo de Coyanza es uno de esos lugares que merece ser visitado simple y llanamente por el placer de viajar en el tiempo sin moverse del siglo XXI.

Anuncios

8 comentarios so far »

  1. 1

    Carlos said,

    No dejéis de visitar el castillo, se encuentra a mitad de camino entre Benavente y León; posible punto de descanso de la Autovía Ruta de la Plata.

  2. 3

    Mario said,

    Probablemente el Castrum Coviacense fuese astur, aunque no está confirmado. Por lo demás excelente artículo.

    • 4

      patrichueck said,

      En la disciplina de la historia muchas veces los vestigios nos dan pistas sobre cuál pudo ser el origen de algo, pero no dejan de ser eso, pistas, pistas que seguimos hasta intuir la verdad, ¿es una ciencia exacta? no, ¿pero acaso importa eso? Para mí, poder contemplar la maravilla de Valencia de Don Juan es todo un placer fuese o no, poblada por los astures, pero… ¿te digo algo? yo creo que sí estuvieron ahí.

      Gracias por tus palabras, Mario.

  3. 5

    patrichueck said,

    Mi agradecimiento al Ayuntamiento de Valencia de Don Juan personificado en Magdalena, que muy gentilmente me ha facilitado la fotografía que ilustra el presente relato.

    Gracias por todo.

  4. 6

    […] y la Pulchra Leonina; pienso en patrimonio y se me ocurre el castillo de Ponferrada y el de Valencia de don Juan; y pienso en patrimonio y se pasean por mi mente la cocina de horno y el carro que tiraban los […]

  5. 7

    […] contar si algún día los temporales de la vida azotan tu estabilidad, amigos de Ponferrada y Valencia de don Juan, amigos […]

  6. 8

    patri vidal said,

    Hay que ser mas riguroso/s, yo soy de las tierras del Jamuz que junto a las subcomarcas de la Valderia y la Valduerna en absoluto son de la comarca de Tierra de campos, yo no soy tierracampino informese


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: