Camino de San Salvador

León: Camino de San Salvador

El Camino de San Salvador

¿Quién no sabe todavía qué es peregrinar? ¿quién no conoce los principales centros de peregrinación de la Europa cristiana medieval? Roma, Santiago, Jerusalén,… yo pensaba que lo sabía, pero hoy me he dado cuenta de que aún me queda mucho por descubrir…

Sumergida entre letras y más letras, entre una y mil historias que alguien se molestó alguna vez en escribir, descubrí algo que mi religiosidad ha tachado de razonable, ¿qué es?, te cuento:

“Quien va a Santiago y no va al Salvador, visita al criado, pero no a su Señor”… este dicho popular remonta su existencia al Medio Evo, cuando las vías de peregrinación se encontraban plagadas de un continuo ir y venir de gentes de aquí y allá con un destino muy concreto: el de conseguir acercarse un poco más a esa gloria, a esa felicidad eterna prometida por Dios desde antiguo y que con la llegada de su Hijo, del Salvador, adquirió un nuevo significado…

Habían transcurrido ya varios siglos, desde que naciera en Belén un niño que habría de morir en cruz 33 años después… moriría por cada ser humano de la historia y en su sacrificio redimiría todo el dolor, el mal y el sufrimiento provocado por los tentáculos del pecado… mas Jesús nació, creció, murió y resucitó, pero se fue… hasta el final de los tiempos se fue, y… ¿qué dejó? dejó, bajo la luz de la fe, su cuerpo y sangre en forma de pan y vino consagrados, dejó mil y una enseñanzas, y dejó huellas de su propia existencia, de su paso por esta Tierra que Dios había creado… esas huellas, esos vestigios, fueron llamados reliquias y esas reliquias, auténticas o similando serlo, se extendieron por toda la cristiandad, hasta llegar a la Catedral de Oviedo donde todavía se conserva el Arca Santa, con reliquias sobre el Salvador y María Santísima; el Santo Sudario, reliquias de la Vera Cruz… y como no podía ser menos, fueron veneradas con especial devoción por muchos de los que se dirigían a la tumba del Apóstol Santo.

Partiendo de Oviedo, o con destino al mismo, los peregrinos cruzaban la Montaña Central leonesa respirando ese aire fresco y limpio que corona el aroma de la naturaleza hecha paisaje, y finalmente se unían a las diferentes vertientes del conocido Camino de Santiago, fotografiando en la retina la belleza singular de  unas montañas y unos valles llenos de vida y color, continuando su recorrido por una religiosidad hecha historia en el sendero de la fe.

Anuncios

2 comentarios so far »

  1. 1

    Carlos said,

    Me imagino que habrán sido muchos los que, de camino a la capital gallega, han pasado por esas montañas (pasando también por Asturias, Cantabria, Palencia, Valladolid, Zamora…)

  2. 2

    Patrichueck said,

    Mi agradecimiento a Álex, que me ha hecho llegar la fotografía que ilustra el relato.

    Gracias, Héroe de Leyenda.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: