Entre termas y madreñas

En la Mi mágico León: Reserva Nacional de Mampodre: Boñar, en la provincia de León. Turismo.

Al abrigo del Mampodre

Las montañas y el frío, el frío y la nieve, la nieve y su belleza… y luego llega el calor y se va la nieve, pero deja su frescura en las montañas, en sus laderas y sus cumbres, en sus valles…  

El frío y la nieve, te suena, ¿verdad? ¿te resulta familiar? bonita combinación, bonita y difícil… Conozco un lugar en el mundo, que se resiste al calor del verano, conozco un lugar entre montañas, que engaña y sorprende…  

Amanece una calurosa mañana de verano, el sol brilla en el firmamento con toda su fuerza, y quema, abrasa el asfalto de la carretera, y se oyen las cigarras cantar en el campo.  

Llega la hora del almuerzo, y luego la siesta, y el calor se acentúa en el exterior de las casas, y los campos de trigales adornan el paisaje con sus colores dorados, y pasan las horas… va cayendo la tarde y llega la noche, y con la noche se disipa el calor, y llega esa frescura que te recuerda dónde estás.  

Estás en León, y allí, en aquel reino olvidado por muchos, hay montañas y ríos repletos de caudal y vigor, hay valles, y en sus valles pueblos, y en los pueblos gentes que viven tranquilas, como si el tiempo en realidad no pasara y las cosas se mantuvieran iguales.  

¿Y sabes qué? León está lleno de hermosos lugares, pero no todos tienen una jota que canta en su honor y que habla de madreñas, no todos tienen un negrillo centenario apostado en su plaza, no todos cuentan con una historia milenaria a sus espaldas ni se encuentran a tan sólo unos kilómetros de la Reserva Nacional de Mampodre, donde osos, jabalíes, rebecos, corzos y ciervos campan a sus anchas…  

Curioso, ¿verdad? ¡Cuántas cosas en un mismo sitio!  

La naturaleza es tan mágica que cuando se encapricha, llena un mismo espacio de multitud de contrastes y en Boñar hay frío, pero también hay calor, porque de la tierra, hasta en invierno, brota un agua caliente, caliente como el horno en el que se cocinan las cosas buenas, como el horno del que salen los nicanores, cociendo la dulzura de su sabor, sin prisa, pero sin pausa.

Anuncios

4 comentarios so far »

  1. 1

    Patrichueck said,

    Porque un relato sin una buena foto que lo ilustre no es lo mismo… ¡Gracias, Álex!

  2. 2

    Teresa García said,

    HOLA PATRY, QUÉ BONITO, TÚ SABES QUE A MÍ ME GUSTA TODO ESO, Y POR UN RATITO ESTOY POR AHÍ… VIENDO TODO ESO, PERO ES UN RATITO, DESPUÉS VUELVO A LA REALIDAD. UN BESO…

    • 3

      Patrichueck said,

      Hola, Teresa:

      espero poder seguir transportándote en cada relato, y aunque luego tengas que volver, sabrás que al cabo de unas horas, podrás volver a viajar sin tener que moverte de casa.

  3. 4

    […] campos leoneses, donde está nuestro querido Cifuentes, donde está Boñar, en aquellos sencillos y fértiles campos, en aquellos paisajes llenos de montañas y aromas […]


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: