Sobre las aguas del recuerdo

En la montaña oriental leonesa, al norte de la provincia de León, en el término municipal de Boñar está el pantano de Vegamián. Turismo.

El espejo de las montañas

¿Qué es un espejo?

Un lugar en el que se refleja la imagen, ¿no?

Hay muchos tipos de espejos y en ellos se refleja la imagen que se percibe con la vista, esa vista que tanto engaña a veces…

Espejos, ¿por qué me gustarán tanto los espejos?

Quizá porque siempre pensé que detrás de ellos hay otra dimensión, una dimensión llena de recuerdos que algún día olvidamos y que de vez en cuando encontramos, por sorpresa, volviendo a recordar.

Espejos, ¡cuántas cosas han visto los espejos! ¿verdad? cuántas sonrisas y lágrimas, cuántas inquietudes y tristezas, alegrías y entusiasmo, cuánta vida… y a veces, otra cosa que no es vida.

Me gustan los espejos, lo reconozco, pero prefiero fiarme de lo que ven los ojos del alma, y… ¿sabes qué? a veces, la belleza también es triste…

León está lleno de lugares de ensueño, maravillosos rincones llenos de magia y misterio, de anocheceres llenos de deseos ocultos, de historias antiguas y leyendas ancestrales, de tradición y fantasía, y…

León está lleno de gentes tan nobles como la madera de los árboles que pueblan las riberas de sus ríos, de gente trabajadora y fuerte como las tierras de cultivo que tanto han dado y siguen dando.

León está lleno de catedrales, iglesias y monasterios, lleno de arte y cultura, lleno de ríos, de valles, y de valles anegados por una belleza acuática convertida en el espejo donde se miran las montañas.

¡Qué lugar más hermoso! no se puede decir menos al descubrir la inmensidad de un valle convertido en embalse, ¡qué bonito! y qué triste también.

El embalse del Porma es muy bonito, es cierto, en él puedes practicar multitud de deportes náuticos y pasar un buen rato, pero recuerda, siempre, que en el fondo de aquel espejo, yacen millones de recuerdos de los pueblos que moraron en su corazón, millones de recuerdos que el agua y el tiempo no podrán borrar.

Anuncios

8 comentarios so far »

  1. 1

    Patrichueck said,

    ¿Qué sería de este relato sin la foto que lo ilustra? Gracias, Olga…

  2. 2

    Olga said,

    Gracias a ti, Patri. Nos encanta que sigas escribiendo… Un besito.

  3. 3

    teresa garcia said,

    PATRICIA, AUNQUE NO ESCRIBIA TE LEO SIEMPRE Y ESO DE OLVIDARME NADA. TE CUENTO QUE LE MANDO A UNA AMIGA QUE TENGO ACÁ, EN GORDOBA DE ARGENTINA Y LE GUSTA MUCHO LO QUE ESCRIBES. UN BESITO.

  4. 5

    Pablo González Rodríguez said,

    Este bonito lugar se encuentra de camino a San Isidro(estación de esquí por su vertiente Norte, vía Puebla de Lillo), y muchos de los esquiadores pasan por aquí unicamente maldiciendo sus curvas, sin detenerse a disfrutar de las vistas… Pero muy cerquita de la presa está este merendero, que es un lugar perfecto para contemplar la maravillosa montaña central leonesa, además por duplicado, mira qué suerte!!

  5. 6

    […] quienes se rinden ante la aplastante realidad sin luchar, sin hacer más que contemplar cómo otro pantano sin agua inunda mi ser y lo sumerge bajo el manto del […]

  6. 7

    Dadofin said,

    BONITA FOTO LA DEL PANTANO DEL PORMA CON LA FORQUETA (HORQUETA) AL FONDO.
    ES LA PRIMERA VEZ QUE ENTRO EN ESTE BLOG, SEGUIRÉ ENTRANDO.

  7. 8

    jose maria said,

    Este lugar son las eras del pueblo de Lodares, desde ellas y cuando era pequeño trillaba con mi abuelo contemplando la peña forcada del fondo. Bajos sus aguas yacen entrerrados mis antepados y bellos recuerdos de mi infancia. “Por fin, nos dirigimos hacia el centro del lago para cumplir con el cometido que traíamos, que era honrar a los pueblos que aquí habían desaparecido Y poniéndonos encima de donde antes había estado el pueblo de Vegamián, trenzamos una corona con las varas de roble, y allí con toda solemnidad, recordando las casas que allá abajo dormían el sueño de la eternidad, y poco a poco se deshacían; recordando los antiguos habitantes que de allí salieron, y recordando con ellos a todos los pueblos sumergidos, echamos al agua la enorme corona de roble como signo de los valientes que se sacrificaron por los demás, para que la patria se hiciera más rica y más grande, aunque fuera a costa de arrancarse los amores a sus antepasados y su historia, a su cielo y su tierra, a sus montes y prados y a todo lo que había formado su vida. Y mientras la corona se hundía un poco, todos de pie y llenos de emoción gritábamos: Armada, Campillo, Lodares, Ferreras, Quintanilla y Vegamián; PRESENTES.”


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: