El río, las montañas, las piedras y la escritura

Mi mágico León: Geras de Gordón, en el Valle del río Casares, en Cuatro Valles, cerca de Babia, al norte de la provincia de León.

El lenguaje de las piedras

Las montañas, los ríos, el aire limpio, la naturaleza, los sabores de lo bueno… ya casi me había olvidado de las disciplinas que encontramos en los libros cuando descubrí algo interesante…    

En un pueblo rodeado de montañas, con casas con corredor que asoman sobre el río, hay un puente bajo el que discurre, lleno de frescura, vigor y truchas, el Casares.    

En un pueblo de Gordón, enclavado en un valle lleno de verdor y de flores, de muchas flores en primavera, hay una iglesia, y una cruz, o muchas cruces, hasta diez cruces de madera hubo antaño en los cerros cercanos para protegerlo de las tormentas; pero sigue habiendo una, una cruz de hierro que recuerda la tradición sin moverse de su sitio.    

A sólo un paso del camino que lleva a Babia, está Geras de Gordón, y como en la vida, los pequeños detalles descubren las huellas de la historia escritas en piedra, que de una u otra manera, dejan un testimonio que el tiempo no puede borrar.    

En las crestas que rodean su territorio hay sendas que bien pudieran ser romanas, y hasta parece que en la Edad Media hubo gente en aquel sitio…    

Si las montañas hablaran, ¿qué dirían? ¿y si lo hicieran las piedras? a veces las piedras también hablan…    

Piedras en forma de puente y en forma de casa, en forma de ermita y en forma de iglesia: unas dirán que antes la vida era otra; otras que en realidad cambia la forma, pero no cambia el fondo, que la vida y la muerte siguen siendo lo mismo, y el amor y el rencor también, que no cambia la gente, cambian las cosas y, a veces, las costumbres, pero el hombre sigue siendo hombre y sigue anhelando descubrir, crecer, saber, encontrar…    

En aquel lugar tranquilo en el que tomarse un mosto o una cerveza junto al río, es algo tan natural como ver el agua correr hacia el Bernesga, algunas piedras hablan, pero tienes que buscarlas, y encontrarlas… y cuando des con ellas te contarán que hace ya muchos siglos la gente lloraba a quienes dejaban este mundo, y grababan su nombre en la piedra, como hacemos hoy. 

En Geras las piedras hablan y te muestran que la fe que mueve montañas, también se refleja en ellas, y da lugar a pequeños grandes templos llenos de un algo sencillo, algo que te acerca al Creador mucho más que las más esbeltas catedrales de las más grandes ciudades.

Anuncios

3 comentarios so far »

  1. 1

    Pablo González Rodríguez said,

    Además del EMBUTIDO de este pueblo, de lo mejorcito de León. Muy recomendable!!
    Muy bien Patri, sigues sin parar de viajar por la geografía leonesa…

  2. 3

    teresa garcia said,

    HOLA PATRICIA: ME FALTABA ESCRIBIR EN ESTE. AHORA QUE YA ESTOY BIEN. LO ESTOY HACIENDO. YO TAMBIÉN LOS EXTRAÑO CUANDO POR ALGÚN MOTIVO NO PUEDO ESTAR EN EL ORDENADOR. LOS ECHO DE MENOS. UN BESO.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: