La noche templaria

Mi mágico León: en el Bierzo, Ponferrada y su castillo de los Templarios, en León.

La mágica nocturnidad templaria

  

Llega el solsticio de verano, y con él, la noche más corta del año abre la puerta a un mundo mágico en el que xanas, trasgos, gnomos y todo tipo de criaturas mágicas dan rienda suelta a sus hechizos y encantan con su chispa y picardía la noche de muchos…      

Llega el solsticio de verano, y con la primera luna llena del mes de julio, la magia del misterioso Bierzo envuelve Ponferrada, y la historia deja de ser historia y se convierte en presente…      

Los astros se confabulan con la resplandeciente reina luna, el reloj da marcha atrás, y de pronto, nos encontramos sumergidos en plena Edad Media, cuando una ciudad coronada por un castillo, espera la llegada de los caballeros de la Orden del Temple, que a caballo entre lo espiritual y lo humano, considerando siempre la importancia de la naturaleza y las energías que de ella emanan, buscaron enclaves en los que confluyeran creencias celestiales y esotéricas, física, alquimia… y en la belleza sin fin de un  paisaje peregrino y misterioso, encontraron la maravilla de un castillo, el Castillo de Ponferrada.      

La luna llena corona el firmamento, en los montes reina un silencio espectral, y, como si el tiempo no hubiera pasado, aparece el Maestre de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo, Frey Guido de Garda, que retorna para sellar un pacto de eterna amistad con la hermosa Ponferrada, y entregarle, en custodia, los tesoros traídos de las cruzadas en la lejana Tierra Santa: el sagrado Arca de la Alianza y el cáliz de la última cena, el Santo Grial.      

Aquella mágica noche todo cambia, y los ponferradinos que, horas atrás, vestían prendas actuales, en aquel momento portan ropajes medievales, dando vida a una realidad olvidada en centurias pasadas…      

Han pasado los siglos y la imponente silueta militar, con sus torres y sus almenas, sigue en lo alto de la colina que un día la vio levantarse en las alturas, y al llegar la comitiva al castillo, rompe una voz diciendo:      

-“Yo, Guido de Garda, Maestre de la fortaleza de Ponsferrata, comprometo a todo el pueblo de Ponferrada para que vuelva cada año a renovar este compromiso festivo con su historia y su leyenda hasta que el tiempo llegue a borrar la línea del horizonte.”-      

Y el cielo se ilumina, se llena de colores alumbrando la nocturnidad y comienza la fiesta con manjares y brevajes que celebran la eterna alianza entre aquellos monjes guerreros y las gentes de Ponferrada.

Anuncios

3 comentarios so far »

  1. 1

    Patrichueck said,

    ¡Una foto muy bien lograda, Olga!

    Y por cierto, las celebraciones de la Noche Templaria se llevarán a cabo del 1 al 4 de julio 2010, en Ponferrada, por supuesto.

  2. 2

    Javi said,

    He estado en Ponferrada cientos de veces, pero nunca en esta celebración… gracias por la descripción, Patri!!!

  3. 3

    […] un lugar verde y exuberante, lleno de noches templarias, de pallozas y minas de oro, está la tierra de los helechos y los […]


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: