Después de la tormenta

Mi mágico León: anochecer en el Valle de Sabero, en Sotillos de Sabero, montaña oriental leonesa. León. Turismo.

La calma más bella

El bullicio continuo de un río de gente que transcurre hacia las profundidades de la tierra, con la seguridad de una jornada ardua y difícil, buscando la sangre oscura que late en el corazón valiente de las montañas.

El devenir constante del carbón y el sudor del ser humano extrayendo el mineral de las entrañas del planeta, y la subida a la superficie dejando atrás la oscuridad, llevando el cansancio a cuestas y el sacrificio en el alma.

La tierra está llena de secretos escondidos en la superficie y ocultos bajo ella, en el lecho de un río, o traspasando la oquedad húmeda que horada una gran mole de piedra y que transporta a un mundo lleno de fantasía y formas sublimes y resbaladizas.

El paisaje sorprende desde su belleza contemplativa y ofrece alimento duro y frío cubierto de oscuridad, que unido al fuego, combustiona y calienta el hogar, y alimenta maquinaria, y…

El  paisaje sorprende con altas montañas que separan hermosos valles llenos de vida y color, y en uno de ellos, en el Valle de San Pedro, las alturas que lo rodean dibujan castilletes que recuerdan un pasado muy presente, el que azotó la tormenta de la lucha por recolectar el fruto de la tierra desde dentro, cosechando el sustento de muchos.

En lo alto del Valle de Sabero, en una tierra minera por excelencia, calles empinadas y casas salpicando la geografía, dan forma a Sotillos de Sabero, donde los bares, los coches de línea, la iglesia y la escuela, rebosaban de vida y esfuerzo, mezclando la dureza del trabajo con la alegría de vivir.

Una tormenta de vagonetas, castilletes, picos, palas y mineros, azotó un valle lleno de vida y ajetreo; vientos huracanados acabaron con el sonoro chirriar de los railes al deslizarse sobre ellos el negro carbón que veía por primera vez la luz del sol.

Se fue la tormenta, llegó la quietud y el paisaje quedó desolado,… pero el caminar de la historia sigue dibujando trazas de color en los cerros y las laderas, y donde antes hubo actividad y  agitación, ahora queda un Sotillos de Sabero lleno de hermosos atardeceres, de noches estrelladas y primaveras que convierten el blanco virginal del invierno, en una explosión de alegría que salpica de esperanza las montañas y sus rincones,…

En Sotillos de Sabero, se fue la tormenta y llegó la calma, la que permite disfrutar de un lugar por donde el tiempo pasa de puntillas y el paisaje se hace tuyo.

Anuncios

3 comentarios so far »

  1. 1

    Patrichueck said,

    Una imagen vale más que mil palabras, y la imagen que Begotxu ha querido compartir con Mi mágico León, muestra la belleza inmensa que esconden la montaña leonesa en el Valle de Sabero.

    Gracias por tan bonita fotografía, Begotxu.

  2. 2

    Begotxu said,

    Sólo decirte que soy una enamorada de mi tierra, y siempre me sorprende cada amanecer, o atardecer, y cada instante que estoy en ella.

    MUCHAS GRACIAS POR EL RELATO, HACE HONOR A LA PUESTA DE SOL GRACIAS.

  3. 3

    BERNARDO said,

    Bonito y propicio relato en un momento duro para todos pero para la minería especialmente complicado, confiemos en que se resuelva el problema.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: