Meditando

 

Mi mágico León: Cifuentes de Rueda, en la comarca de Tierras de León. En la provincia de León. Turismo.

La tranquilidad del silencio

 

Caminar tranquilamente por los senderos que recorren la geografía rural y sumergirse en recuerdos y sensaciones…

Dejar la mente volar y sentir la pureza del ambiente penetrar en los pulmones… y saberse vivo.

La hora de la siesta ya se escapa, y con la llegada del otoño, el sol ya no molesta, la temperatura es agradable, lo justo para dejarse acompañar por alguna chaqueta, y apetece pasear.

Pasear por aquel camino que tantas veces hiciste en bici, y mientras se escucha la voz amable de uno de esos amigos que uno conoce desde siempre, pero que descubre como amigo cuando menos lo espera, se escapan los minutos y se aprenden cosas nuevas: sobre árboles y arbustos, sobre setas y flores, sobre los vestigios de tiempos antiguos que todavía se esconden en las colinas que dan forma a la silueta del paisaje.

Caminar hasta allá arriba y olvidar las preocupaciones y los dolores del alma, y sentir una presencia intangible que trasmite el cariño más allá de las caricias corpóreas.

Sonreír, detenerse, admirar los pequeños detalles, y seguir caminando, porque las estaciones pintan el mundo de tonalidades y en las sendas leonesas, un lienzo de luces y colores adorna la tierra con recuerdos, sueños e ilusiones…

La vida está llena de pequeños grandes momentos que ayudan a construir una existencia más bella y brillante, y regresar, de vez en cuando, a aquel rincón que has hecho tuyo, llena el alma de reposo y alegría, lo llena de sensaciones y esperanzas.

Dejarse llevar por el silencio y los buenos momentos, disfrutar del agua que brota de los manantiales, encontrar a Mercedes sentada en la cocina, caminar por el pueblo, y recibir un cariño que a veces parece perdido, es todo uno cuando estás en Cifuentes.

Anuncios

10 comentarios so far »

  1. 1

    Patrichueck said,

    El mundo está lleno de lugares hermosos e inolvidables, pero siempre hay uno que toca el alma y sientes tuyo…

  2. 2

    Eva said,

    Por fin conocemos Cifuentes!!!! Precioso relato … como siempre!

  3. 3

    teresaypedro said,

    Gracias Patricia, por hacernos vibrar con todas esas cosas, que sintiéndolas como las sentimos, nunca sabríamos espresarlas como tú. Hemos tenido la sensación de recuperar un amigo perdido, (sabes a quien nos referimos), y a traves de él, encontrar una gran herencia, llena de sensibilidad y sabiduría. Ésa, eres TÚ. No nos habíamos dado cuenta, que las cosas pequeñas pudieran tener tanto valor. Una Lágrima de S. José, con su blanca bola, una rama de Sangrera, con su fruto color de rosa, una seta de chopo al lado de la carretera ecte. ecte. ecte…
    Que los apellidos Alvarez, Zapico, Villafañe, al igual que tantas cosas que tenemos en común, sigan uniéndonos.
    Muchas gracias en nombre de TERESA Y PEDRO

    • 4

      Jose Mari said,

      Me uno a este comentario de mi hermano y de Teresa que efectivamente eres algo una herencia que hemos recibido. Nunca él sabría que nos dejaba algo tan valioso y trataremos de auparte para que no decaigas y sigas delante con tu afán de dar a conocer NUESTRO pueblo, NUESTRA PROVINCIA, nuestras mínimas cosas que forman ese arraigo del tipo de vida que es el que hemos conocido desde que nacimos, nuestras raices están ahí, en cada paso que damos alrededor del pueblo, en cada calle, en cada reguero, en cada era, en cada camino, todo nos trae algun recuerdo que solo nosotros podemos entender …. en cada esquina nos caimos alguna vez, cada persona de la tercera edad que vemos sentado a la puerta de su casa es alguien a quien vimos desde que nacimos y los veíamos cada día, y cuando alguien de ellos falta, es algo que se nos arrancó dentro de nosotros,…y por eso, yo, y sólo hablo por mí en este momento, otros no lo hacen pero cada persona es un mundo, YO, cuando tengo días libres, vacaciones, tiempo que puedo perderme fuera de donde vivo, SÓLO TENGO UN LUGAR que es el que me atrae como un imán poderoso, ese lugar es CIFUENTES DE RUEDA como epicenro y todo León como la onda expansiva…

  4. 5

    BERNARDO said,

    Tierno y encantador relato, lleno de sentimiento hacia una tierra y unas gentes que se aprecia que llevas en tu corazón.
    Mi deseo es que todo lo que sientes y estás trabajando por estos lugares te sea recompensado como mereces, con muchos éxitos en un futuro cercano y una vida llena alegría y felicidad.

  5. 6

    Pablo said,

    Me encanta, sabes retratar los sentimientos pero que muy bien. Además haces que los demás nos hagamos parte de ellos, o que descubramos algo que tenemos y a veces no apreciamos.
    GRACIAS, PATRICIA

  6. 7

    Claudia said,

    Otro relato enamoradizo, como tú sólo sabes, Patricia!! sigue así!

  7. 8

    Manuel said,

    Tu texto de hoy dedicado a CIFUENTES, me recuerda otro de San Juan de la Cruz recogido en un cartel que hay en una plaza de Ávila:
    “Pasó por estos sotos con premura
    y yéndolos mirando, con sola su figura
    prendados los dejó de su hermosura”

    … y es que tus escritos, Patri, a veces reflejan delirios místicos.

  8. 10

    […] Cifuentes de Rueda, Cifuentes… […]


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: