La Quebrada Quebrantada

Mi mágico León: La Quebrantada de Vegas del Condado. En la Vega del río Porma en León. Entre la montaña central y oriental leonesa. Provincia de León. Turismo.

Las vestiduras rasgadas de la tierra

Al noroeste de la bella Argentina, hay un lugar donde la tierra pinta el paisaje con colores tan intensos que, unidos todos a una, dan forma a un arco iris tangible en el Cerro Siete Colores.

Al noroeste de la hermosa Argentina, se oye el son del humahuaqueño, que alegre, invita a disfrutar del cuadro de tonalidades que pinta la Quebrada de Humahuaca.

Y muy lejos de allí, al otro lado del océano, está la vieja Europa, que cargada de historia, tradiciones y belleza singular, espera al visitante para entusiasmarle con sus encantos.

En un rincón de la magnífica Península Ibérica, en un lugar donde las montañas tienen nombre propio y los ríos salpican el paisaje con frescura y rapidez, está la hermana de aquella Quebrada argentina en la que moran los cactus y las alpacas de cuatro patas y lana ligera.

En una región sorprendente, hay uno de esos sitios que amagan su historia bajo una apariencia cubierta de normalidad. Allí, en la provincia de León, en Vegas del Condado, envuelta en misterio de otros tiempos, hay una grieta impresionante que, aunque llamativa, pasa desapercibida entre la belleza maravillosa de un paisaje realmente hermoso.

En aquel lugar, cercano a la importante Lancia y al cristalino Porma, hay un pasaporte para realizar un viaje en el tiempo y descubrir una explotación minera semejante a la de las impresionantes Médulas del Bierzo, que adornan el paisaje que los romanos despojaron del oro de sus entrañas.

Allí, como si la tierra se hubiera rasgado las vestiduras, hay una cárcava de gran envergadura que, cuenta la leyenda, es cosa del “Molino de la Griega“; mas conociendo algo la codicia del Gran Imperio Romano, no es atrevido sospechar que, semejante grieta, fuera resultado del mismo método de extracción minera que surcó las laderas arcillosas de las Médulas.

Al otro lado del charco, la tierra se quebró dando forma a la Quebrada de Humahuaca; a este lado del océano, fruto de la leyenda o la historia, la tierra se quebró entonando el son de la Quebrantada de Vegas del Condado, y ambas, aunque diferentes, muestran que las arrugas, que los pliegues, también son signo de belleza, de majestuosidad; ambas muestran que las grietas en la superficie descubren una hermosa belleza escondida en el interior.

El ser humano y la tierra, Jujuy y León, y, aunque distintos: desconocidos, cautivadores, maravillosos,… como la Quebrada, como la Quebrantada.

Anuncios

6 comentarios so far »

  1. 1

    Patrichueck said,

    La fantástica imagen que ilustra este relato es obra de José Carlos Fernández González.

  2. 2

    Claudia said,

    no tengo palabras para tal descripción, pero eso sí, tú tienes un saco lleno de relatos e historias para contar, cada una con su belleza y encanto particular.
    ¡Sigue así!

  3. 3

    BERNARDO said,

    Interesante relato en el que haces un guiño a las tierras Argentinas, a las cuales varios leoneses se fueron en busca de fortuna unos, y otros simplemente para huir y sobrevivir de la miseria que en aquellos tiempos había en nuestro país en los años realmente difíciles cuando acabo la terrible guerra fratricida que se había producido en este país, en el que estamos viviendo felizmente en estos momentos.
    Vivamos en paz y armonía entre familiares, vecinos, amigos y todos los españoles nos encontremos en el lugar que sea de este magnifico país, y no permitamos que nadie nos quiebre esta paz y armonía con sus artimañas de todo tipo.
    Un saludo.

  4. 4

    Stella said,

    Mi Magico León: Siempre es grato leer tus escritos, pero el de la Quebrada es hermosísimo, porque es caro a mis sentimientos, debo destacar que soy una enamorada de mi País, (sin duda disfruto de las maravillas de otros lugares) pero cuando se trata de mi Argentina, el orgullo se une al placer. Gracias por tener presente a mi Patria.

  5. 5

    teresaypedro said,

    Quiera Dios o no quiera, ha de moler el molino de la Griega. Esta frase, nos contaban nuestros antepasados, la digeron los Romanos, que eran muy prepotentes. Dios no les consintió tanto orgullo, y les reventó la presa, en La Quebrantada. Los molinos de Cifuentes y Villasabariego, se quedaron en seco. “Que faena”. Gracias Patri por tus relatos y tu sabiduría.

  6. 6

    […] vida sólo hay una, que amores muchos, y que lugares en los que perderse y soñar mientras buscas pepitas de oro, muchos y muy solos, llenos de silencio, de soledad, de secretos, de […]


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: