Siete palabras

Mi mágico León: procesión de las siete palabras

La solemnidad de un sentimiento

Siete, fueron siete.

Siete son los días de la semana, los colores del arco iris, los pecados capitales, y las vidas de un gato…

Siete, y al séptimo día descansó el Creador.

Clavado en cruz y escarnecido, sin más adorno que su propio Amor, dio el Amor su propia vida, con cada lágrima, con cada gota de sangre que resbaló por sus mejillas, por su espalda, por sus piernas…

Y disculpó la ignorancia convertida en desprecio, pues no sabían lo que hacían… Primera Palabra.

Siete, fueron siete…

Con el silencio de una procesión cargada de sentimiento, van los penitentes sobrios, callados, recordando la promesa que da el perdón, una promesa de amor sin rencor, de amor eterno… Segunda Palabra.

Pom, pom, porrommmm… pom, pom, porrommmm….

Y rompe la percusión del tambor el grito agudo de una trompeta, sigue la procesión, un nudo se aposta al final de la boca, al principio de la garganta, y no puedes hablar, callas y piensas, piensas en tanto, y en tantos…

Como el mismo Señor, desde las alturas de su madero, contemplando el Amor hecho mujer: una madre, para todos… Tercera Palabra.

Solemne, así es el paso de quien no quiere emocionarse y ya lo está, de quien no sabe si es tradición lo que practica o es más devoción de lo que el resto del año demuestra; y sin embargo ahí está, acompañando la grandeza de un sentimiento que recorre las calles de la hermosa ciudad. Acompañado, como en la vida, y sin embargo, soledad, cuántas veces se pregunta uno: “¿por qué me has abandonado?”. Cuarta palabra

Unos más, otros menos, en el fondo, todos embargados por una sensación que ahoga las entrañas, que deja la boca seca, y sigues caminando, pero… tienes sed. Quinta palabra.

Quizá no sirva de mucho, quizá tan sólo sea un entretenimiento, algo curioso de ver, pero año tras año sientes el deseo de caminar de nuevo junto a aquella imagen, junto a aquel paso. Repites el camino, la procesión llega a su fin. Has hecho lo que tenías, lo que deseabas hacer. Sexta palabra.

La procesión recorrió las calles de la hermosa ciudad, las almas caminaron junto al Amor de los Amores, y al final de la peregrinación, siempre, siempre, aunque alguno lo niegue, siempre… en algún momento, se ha escapado una oración. Aquello que amas, queda encomendado al SeñorSéptima palabra.

Porque Semana Santa es mucho más que capirotes, cruces, pasos, procesiones, y tradición. Semana Santa es algo muy especial, y si todavía no lo has sentido, ve a León, descubre sus rincones y enamórate del respeto que procesa un pueblo al Amor Eterno.

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    Patrichueck said,

    Alejandro Aller Romero ha compartido esta imagen con nosotros.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: