Pensamientos

Mi mágico León: atardecer en Pandorado, Omaña, en León

La tranquilidad de los corazones sinceros

Poco a poco cae la tarde, se acerca la noche, el ruido se calla, habla el silencio…

Cae la tarde y se levanta la oscuridad, con sus secretos a media voz, con la serenidad de su luz apagada que en ningún lugar se deja ver tan bien como en aquel donde las nubes no molestan.

Esta noche estoy pensando que la vida se vive minuto a minuto, que por mucho que quieras correr, un minuto siempre tiene sesenta segundos.

Hoy no quiero hablar, quisiera ponerme una chaqueta y salir a sentarme frente a la puerta de casa, en el pueblo, escuchando la tranquilidad del mundo cuando las envidias traman nuevas artimañas y las dulzuras se complacen en los corazones sinceros.

Mañana será otro día, es cierto, pero esta noche el cielo está lleno de estrellas, y las estrellas de deseos.

Mañana será otro día, duro, tal vez, difícil, no sé, pero esta noche hay rincones del mundo donde los montes siguen respirando aire puro, los cuerpos se relajan sonrientes y las almas se adormecen felices. Hay lugares donde la montaña se funde con el ser humano y convierte sus aventuras en parte de su propia orografía, lares como Pandorado, como Omaña, como León, donde encontrar un sitio en el que saberte feliz es tan fácil como olvidarte del mundo y recordar que estás vivo.

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    Siempre atinada sensible y certera. Gracias


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: