Eterno

Mi mágico León: atardecer veraniego en Cifuentes de Rueda, en León.

Pedacitos de eternidad

No puedo dejar de sonreír, mientras el mundo parece haberse detenido, pero sin haberlo hecho, caminando sigilosamente sobre los minutos que recorren el atardecer en tierras de Rueda.

Cierro los ojos, un segundo, dos, tal vez, poco más, y me doy cuenta de que no he cerrado los ojos, de que sigo inmersa en mis sensaciones profundas sin la necesidad imperativa de clausurar la luz molesta del exterior y contemplar el silencio revelador de la luz que guardo en el interior, porque esta vez, esa misma luz está dentro y fuera, extendiendo su calidez sobre un mundo, a veces, extremadamente frío.

¿Sabes? Te guardo en mis recuerdos, en lo más profundo de mi ser… y guardo el dorado de tus atardeceres en los poros de mi piel, y cuando llega el frío invierno y vuelo a paraísos de playas y calor, siempre tengo la certeza de que no hay nada como el brillo suave de los secretos que tantas veces nos has oído contar, al cofre que guarda mis tesoros y a mí, depositando confianza y cariño en una cajita de sonrisas que algunos llamamos amistad.

No puedo dejar de sonreír, es una sonrisa dulce, serena, esperanzada y un poco triste…

Cuando las lágrimas caen de los ojos es que el sentimiento es tan grande que no puede quedarse dentro, como la luz que inunda tus atardeceres, Cifuentes, como el agua que fluye de tus fuentes, como los lazos de amor, que como el mismo Amor, siempre serán eternos.

Anuncios

4 comentarios so far »

  1. 1

    Patrichueck said,

    La imagen que ilustra este relato es obra de José Carlos Fernández González, un maestro de la fotografía.

  2. 2

    luisa said,

    Jo, me haces llorar Patri…Y aunque parezca imposible, cada día te superas…

  3. 3

    […] la alegría de compartir, la alegría de saber que, por más tiempo que pase, León, mi León, mi Mágico León, siempre estará ahí: […]

  4. 4

    […] Y aparecieron Vidanes y Modino, Santibánez y Cubillas, de Rueda, por supuesto; Carbajal, Villacidayo y Villanófar, Sahechores, Gradefes, y más allá, Quintanas y Cifuentes, donde los ángeles van al cielo y las puestas de sol son eternas… […]


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: