Es posible

Mi mágico León: nacimiento del río Curueño en el Puerto de Vegarada, en la provincia de León.

La libertad de una sonrisa

Es posible que el mundo sea más bonito de lo que imaginamos, de lo que hemos visto, todavía es posible descubrir que la belleza está en los ojos que la miran, en la pureza de una mirada, en la magia de una sonrisa, en las sensaciones de libertad que contagian una piel erizada por la frescura nítida de una imagen hecha paisaje.

Es posible descubrir la frontera entre el cielo y la tierra, y ver como la vida brota de nuevo uniendo miles de gotas que dan forma al niño Curueño, al pequeño que se va haciendo grande mientras baja en su trineo de sueños salpicando los pueblos y sus gentes de esa esencia sencilla que hace del vivir pueblerino la tranquilidad hecha normalidad.

Allá arriba se respira limpio, se sienten los abrazos suaves de quienes ya se fueron, y ahora, sabiendo todo lo que saben, uniendo su corazón al alma que ha descubierto lo que antaño permaneció oculto, contemplan las treguas que da el tiempo a la lucha de la propia vida.

Allá arriba, donde el mar queda lejos, el Puerto de Vegarada se alza eternamente joven, eternamente fuerte, eternamente feliz, con sus nieves y su frío, con sus flores llenas de primavera, con sus animales escondidos, sus perdices, sus corzos, sus jabalíes y ardillas, ¡y hasta urogallos, lobos y osos guardan sus sinuosidades!

Recuerdo una vez que subí a descubrir que los amigos aparecen donde menos lo esperan y, a veces, llegan para quedarse, qué bonito, ¿verdad? Y unos caballos paciendo sin ataduras ni dueños, y unas vacas y sus terneros, ¿qué harán estos seres de dos patas pululando por aquí?

Todavía, en estos tiempos llenos de ruidos, de novedades, de informaciones interminables, de engaños y falsedades; todavía, en estos mundos tan cuadriculados y racionales, hay espacios para el corazón, para la amistad y el amor, para recordar y seguir viviendo, para disfrutar, para soñar…

Porque todavía, en nuestros días, es posible ser feliz.

Anuncios

4 comentarios so far »

  1. 1

    Patrichueck said,

    Mi querido José Carlos Fernández González es el autor de esta preciosa fotografía.

  2. 3

    teresaypedro said,

    No me estraña que te salgan esas cosas tan bonitas de ese valle, a mi me encanta. Muchas gracias .
    Aunque sea tarde , FELIZ AÑO.

  3. 4

    […] mar lo dibuja la tierra y la sal del océano es el aroma de las flores silvestres, nace el mítico Curueño, tan pequeño, tan escurridizo, que silenciosamente brota de la tierra en Vegarada y va caminando […]


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: