Intenso

Mi mágico León:  tarde de sábado a principios de mayo en Villacidayo. Ribera del Esla. León.

Intensidad

A veces pienso, recuerdo y siento, y aparece el sonido del agua al discurrir río abajo, las tardes de verano paseando entre risas y confesiones, y el sabor de los buenos ratos.

La primavera pinta de colores el mundo con la intensidad de las sensaciones: las flores resplandecen llenas de luz y color, los árboles llenan el mundo de verde, el cielo queda salpicado de blanco por las nubes que revolotean en la inmensidad de su azul suave, y los pájaros cantan, recargando de alegría el alma cansada de tanto luchar…

Me gusta, me gusta caminar sumergida en las profundidades de la música, de los sonidos del campo y sus fragancias, y notar que hay cosas que no pasan, momentos que saben a gloria, corazones que siguen latiendo más allá de la misma vida, y sensaciones eternas que siguen siendo tan intensas como antaño.

Redescubrir esa pequeña iglesia desde dentro, con sus años y sus achaques, pero tan sencilla como bella, como el sentimiento, aunque sean pocas las almas que la visiten, ¿acaso importa?

Caminar… caminar por los caminos, divisar el pueblo desde la distancia y a la cigüeña posarse en la tierra de una parcela, y compartir algo más, un poco más, aunque parezca que ya está todo compartido.

La intensidad de los momentos queda grabada más allá del tiempo, y con la mente y el corazón en otro lugar, los minutos convirtieron lo que estaba por venir en presente y luego en pasado, y el camino siguió dibujándose pintado de tierra… hasta el río… donde las truchas saltan y los patos alzan el vuelo desde el agua.

Silencio, silencio y palabras revueltas en un marco de calma y quietud… y ya no importa, si estuviste y ya no estás… no importa.

Importa el Esla y la bella tranquilidad que adormece los dolores del alma; importa el cariño, la paciencia y la perseverancia; importa Villacidayo y sus tardes de primavera, cuando los colores brillan llenos de intensidad, y el valor no teme nada.

Anuncios

3 comentarios so far »

  1. 1

    […] por tierras del Esla y sentirse segura a la vez que triste, y a la vez, notar cómo el miedo está latente en un […]

  2. 2

    […] Porque los amores, libres son, los arraigos, también, y a la orilla del Esla, entre Carbajal y Villanófar, sigue estando Villacidayo, el de las estrellas fugaces y las bienvenidas con sabor a cariño, el lugar donde los dulces saben a Gloria […]

  3. 3

    […] respirar y sonreír, decidir sentirse protegida, al abrigo de la primavera, en la compañía de Villacidayo, el pueblo en el que, el cariño, sabe a […]


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: