Estás

Mi mágico León: paisaje de otoño en Cifuentes de Rueda. León.

Presencia intangible

Allí, estás allí, en ese aire puro y limpio que envuelve las montañas y los campos, y los llena de paz y silencio…

Caminar entre descampados poblados de vida serena, entre amapolas que aún no asomaron sobre la tierra, y espigas que todavía no despuntaron en las parcelas; caminar y escuchar al viento quieto, esperar a que te distraigas, para, cuando menos lo esperes, revolverte las ideas y recordarte que allí, el dueño de las sensaciones, de la piel erizada o los mofletes colorados, es él.

Disfrutar de tu presencia es como… descubrir el aroma de mi perfume favorito en el ambiente, y entonces, respirar profundamente, cerrando los ojos, para concentrarme en cada partícula de olor, y empaparme de las sensaciones, para que no se escapen, cuando suelte esa bocanada de aire que se ha paseado por mi interior…

Pasar de lo racional a lo irracional, es dar un salto en el vacío, sospechando, que más abajo hay nubes de algodón de azúcar, creyendo que no vas a caer aunque así lo parezca…

Es como pasar por una calle desierta, con la madrugada acompañando tus pasos, y despertar de golpe con un café que no se ve, escapado por la ventana de alguna cocina.

Recorrer las ciudades y los pueblos, es buscar de nuevo el sonido de tu voz en el eco de sus rincones, es ver la nieve caer y desvanecerse al tocar el suelo, y a veces permanecer, como la noche, hasta que llega el rey de los cielos y la deshace, con el calor de su corazón ardiente.

Dicen que se olvida… que la voz del amor se olvida…

Tal vez haya recuerdos que se difuminen en la mente, pero nunca en el corazón; tal vez algunos piensen que el libro llegó a su fin; pero donde algunos leen un final, otros leemos un continuará…

Continuará…

Y en el primer renglón del primer párrafo del siguiente capítulo, volverás a caminar por los senderos de mi vida, como ahora caminas por los senderos del amor que siento por ti, como tantas veces caminaste por los paseos que recorren Cifuentes, La Bañeza, León,…

Como ahora sigues caminando, por los parajes de este universo paralelo, que algunos locos enamorados, damos en llamar Mi mágico León.

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    […] Cifuentes, mi querido Cifuentes, y Villacidayo, y Quintanas, Valdealiso, Casasola, Rueda, Gradefes, Sahechores, Villahibiera, hasta Mellanzos y Villarratel, Las Muelfas, algún corzo atravesándolas cuando no lo esperas, ¡y mis ganas por volver a recorrerte, León! […]


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: