Archive for El Bierzo y sus tesoros

Detenido en el tiempo

Mi mágico León: al oeste de la provincia de León, está el Bierzo, y en el Bierzo, detenido en tiempos de Edad Media, Peñalba de Santiago, junto al Valle del Silencio. León. Turismo.

El cofre del mozárabe

En las profundidades de la serenidad más plácida, rodeada de Silencio y altas cumbres, hay una aldea con tejados de pizarra y muros de piedra, con casas ancladas en el Medio Evo y corredores de madera que hablan de paz y tradición, de noches estrelladas, de momentos de contemplación, historia, religión y leyendas…

Entre nogales, robles y castaños se extiende el Valle del Silencio, y contemplando su magnetismo y misterio, una peña al final del valle del río Oza, una peña iluminada cada amanecer, y junto a Peña Alba, detenido en el tiempo como si los siglos no hubieran pasado, hay un pueblín de esos que no se olvidan, y en él, testimonio del gran monasterio que fundara San Genadio en el siglo X, la iglesia mozárabe de Santiago de Peñalba.

En sus calles angostas y sus rincones antiguos, se desparraman casas que rezuman historia en cada piedra, la historia de un monasterio que prestó sus muros para construir las moradas de los fieles que acudían cada domingo a su iglesia…

Desde aquel balcón hacia el valle de las leyendas, se contempla el presente desde otra perspectiva, con otra sabiduría, la sabiduría de los viejos lugares, de las viejas historias, la sabiduría de Peñalba de Santiago

Anuncios

Comments (2) »

La noche templaria

Mi mágico León: en el Bierzo, Ponferrada y su castillo de los Templarios, en León.

La mágica nocturnidad templaria

  

Llega el solsticio de verano, y con él, la noche más corta del año abre la puerta a un mundo mágico en el que xanas, trasgos, gnomos y todo tipo de criaturas mágicas dan rienda suelta a sus hechizos y encantan con su chispa y picardía la noche de muchos…      

Llega el solsticio de verano, y con la primera luna llena del mes de julio, la magia del misterioso Bierzo envuelve Ponferrada, y la historia deja de ser historia y se convierte en presente…      

Los astros se confabulan con la resplandeciente reina luna, el reloj da marcha atrás, y de pronto, nos encontramos sumergidos en plena Edad Media, cuando una ciudad coronada por un castillo, espera la llegada de los caballeros de la Orden del Temple, que a caballo entre lo espiritual y lo humano, considerando siempre la importancia de la naturaleza y las energías que de ella emanan, buscaron enclaves en los que confluyeran creencias celestiales y esotéricas, física, alquimia… y en la belleza sin fin de un  paisaje peregrino y misterioso, encontraron la maravilla de un castillo, el Castillo de Ponferrada.      

La luna llena corona el firmamento, en los montes reina un silencio espectral, y, como si el tiempo no hubiera pasado, aparece el Maestre de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo, Frey Guido de Garda, que retorna para sellar un pacto de eterna amistad con la hermosa Ponferrada, y entregarle, en custodia, los tesoros traídos de las cruzadas en la lejana Tierra Santa: el sagrado Arca de la Alianza y el cáliz de la última cena, el Santo Grial.      

Aquella mágica noche todo cambia, y los ponferradinos que, horas atrás, vestían prendas actuales, en aquel momento portan ropajes medievales, dando vida a una realidad olvidada en centurias pasadas…      

Han pasado los siglos y la imponente silueta militar, con sus torres y sus almenas, sigue en lo alto de la colina que un día la vio levantarse en las alturas, y al llegar la comitiva al castillo, rompe una voz diciendo:      

-“Yo, Guido de Garda, Maestre de la fortaleza de Ponsferrata, comprometo a todo el pueblo de Ponferrada para que vuelva cada año a renovar este compromiso festivo con su historia y su leyenda hasta que el tiempo llegue a borrar la línea del horizonte.”-      

Y el cielo se ilumina, se llena de colores alumbrando la nocturnidad y comienza la fiesta con manjares y brevajes que celebran la eterna alianza entre aquellos monjes guerreros y las gentes de Ponferrada.

Comments (3) »

La noche mágica

Mi mágico León: hórreo en Balboa, en el Bierzo, en la provincia de León.

La morada de la noche más mágica

El alma y los espíritus, la ciencia y la fe y aquellos fenómenos que se escapan de lo inteligible y se confunden entre lo real y lo fantasioso.

La magia está formada por tantos elementos que a veces no sabemos muy bien si pensar que realmente algo mágico tienen algunos lugares o si es sólo fruto de nuestra imaginación, pero por mucho que intentemos autoconvencernos, en el fondo, siempre una duda queda divagando por nuestra cabeza, y a veces, un sonido perdido en la oscuridad de la noche, hace erizar nuestra piel…

En las profunidades de El Bierzo, la magia y la leyenda se confunden en las hogueras que dan vida a una noche de hechizos y sortilegios, de creencias y supersticiones, donde cada rincón tiene algo oculto, enigmático y misterioso.

En una región tan cercana a Galicia, donde cuenta el saber popular que “meigas, haberlas haylas”, las pallozas se convierten en lugares en los que la magia toma rienda suelta, se reunen las gentes, y las leyendas y creencias populares se escuchan en voces que narran historias de un pasado más cercano o más lejano, voces que cuentan cuentos de hechizos, brujas, conjuros y encantamientos… ysopla el viento, un viento frío… y vuelve a erizarse la piel.

Llega el solsticio de verano, y en la noche más corta del año, se exaltan las sintonías que dominan la esfera de lo paranormal, se renuevan  las energías y las hogueras prenden un fuego purificador rogando una limpieza que atraiga lo bueno y se lleve lo malo.

Dice el refrán que “la música amansa a las fieras”, sean del ámbito que sean, y “quien canta sus males espanta”, y por eso, recordando lo mágico y oculto de la magia más real, en Balboa, se celebra una noche mágica especial cuando al cobijo del calor de una hoguera, se oirán músicas y sonidos que auyenten los males y atraigan el bien.

Un bien cargado de magia y buenas intenciones, un bien cargado de verano, luz y color.

Porque en una noche mágica, cualquier amuleto es válido, y reunirse con quien uno quiere, para disfrutar entre sonrisas y bailes, es otra manera de hacer magia.

Comments (1) »

La tristeza más rebelde

Mi mágico León: en el Alto Bierzo está Santibáñez de Montes, un pueblo lleno de vida. León.

La rebeldía más viva

Hay una frase hermosa que dice así: “Recordar es volver a vivir, y vivir en el recuerdo es no morir jamás”.  

Yo soy un pueblo de los que piensa así, de una manera llena de esperanza y melancolía, cómo no, la vida también tiene su carga melancólica, pero… ¿sabes qué? a veces la melancolía toma un carácter más agrio y se vuelve tristeza, enfado.  

Recordar es volver a vivir, vivir en las casas que antaño se mantenían en pie, mojarse con el agua que atravesaba mis ser, oír a los vecinos que planeaban su próximo partido de fútbol, a los mozos preparar alguna trastada y a las mozas comentar historias tan femeninas… recordar es pensar en tiempos pasados y sentirlos vivos…  

Y… ¿sabes qué? estoy triste, triste, cansado y enfadado.  

¿Nunca un pueblo te había hablado así, verdad? Pues yo sí lo hago, y lo hago porque me niego a desaparecer, me niego a formar parte del recuerdo cuando aún estoy vivo y formo parte de la historia de tantas personas que llevan grabado mi nombre en su corazón, como diría Neruda: “a sangre y fuego”…  

Estoy cansado, cansado de ver cómo personas que no saben de mí, deciden un día que ya no existo, y yo me pregunto… ¿es que no me ven? estoy aquí, ¡aquí! en el Alto Bierzo, a sólo un pasín de La Maragatería, y por mis lares sigue corriendo el agua que mojaba a los chiquillos que tanto crecieron, en mis calles sigue habiendo casas, en mis tierras sigue estando el camposanto que tantas lágrimas vio derramar y tanto amor en forma de flor dejar, con la mayor de las ternuras, sobre el lecho en el que descansan las moradas de quienes ya se fueron…  

Estoy triste, cansado, y estoy enfadado, enfadado con quienes se rinden ante la aplastante realidad sin luchar, sin hacer más que contemplar cómo otro pantano sin agua inunda mi ser y lo sumerge bajo el manto del olvido.  

Esta desidia es agotadora, mucho… pero siempre hay una luz, una esperanza, una ilusión, siempre… aunque no lo parezca, hasta la noche más larga tiene su amanecer, y yo nací en un precioso valle recorrido por arroyos de agua cristalina, un valle que regaló la riqueza de su tierra y le dio forma de mina, un valle repleto de vida y alegría, de moras, nueces, castañas, y los arándanos más deliciosos de la Tierra.  

Vivo, porque sigo vivo, en un valle repleto de vida, y esta vez, voy a pedir a la bruja Escolástica uno de sus conjuros a ver si reunimos a las fuerzas estelares y conseguimos alimentar, con espíritu renovado, la vida de la escuela, la iglesia, el equipo de fútbol y la cantina, nuestra querida cantina.  

Estoy cansado, sí, pero no me rindo, y… ¿te cuento un secreto? sé, que después de leer mi testimonio, tú tampoco lo harás.  

Santibáñez de Montes, el guerrero sin descanso.

Comments (12) »

Entre los arcos y los montes

Mi mágico León: en la comarca de la Valzueza, en el Bierzo, provincia de León, está el antiguo monasterio de San Pedro de Montes.

El silencioso murmullo de la historia

Caminar entre los arcos que recuerdan sueños hechos piedra y recordar antiguas historias que remontan sus orígenes a la Alta Edad Media, allá donde el lenguaje del hombre se unía al de Dios y ambos se entendían sin problema ni necesidad de traducción.

Caminar entre piedras y pasadizos sin tejado, envueltos por unos montes llenos de verdor, de ese verdor que no se cansa de adornar el paisaje del mundo.

Caminar entre piedras y escuchar un murmullo callado y silencioso brotar de los muros, comentando que son testimonio de centenares de historias que el presente ha olvidado pero que existieron como ese pájaro que anida en los árboles cercanos o las hierbas que ahora se escurren entre sus rincones.

Caminar en lo que fue el claustro del monasterio dedicado a San Pedro y San Pablo que San Fructuoso fundó en el lejano siglo VII, y luego fue reedificado, trescientos años más tarde, ¡qué antigüedad!

Antigüedad prerrománica a caballo entre el hispano-visigodo y el románico, antigüedad que transporta a siglos pasados, que transmiten un legado medieval y artístico, religioso…

No se oye nada, tan sólo un lejano cantar que los sonidos de la naturaleza adormecen con su bruma ancestral; no se oye nada, y el alma reposa tranquilamente en un lecho de suavidad y paz, la paz que todavía transmite la grandeza callada de unos muros convertidos en historia, convertidos en ruinas, convertidos en leyenda, los muros del Monasterio de Montes.

Comments (2) »

Los Alpes Bergidenses

Mi mágico León: Montes Aquilianos

Los Alpes Leoneses

Chocolate, fondue, relojes y tres idiomas: italiano, francés y alemán… te los cambio ¿quieres?

Te los cambio por el botillo y la cecina, el llionés y el castellano, te los cambio para disfrutar de unas montañas cubiertas del azúcar frío y puro que cubre de dulzura el paisaje, llenando las sacas de la primavera con fertilidad sin fin, con una fertilidad que las colma de colores y flores, tan sólo unas semanas más tarde.

Te cambio el chocolate y la fondue por descubrir ermitas escondidas en las cumbres de unos montes que tocan el cielo, ermitas como la de La Aquiana, ¿todavía no la conoces? es chiquitita, de piedra, solitaria, y ¡tan bonita! parece haber sido puesta allí para aquellos locos enamorados que un día sueñan con escapar y casarse rodeados de naturaleza y amor, lejos de opulentas iglesias, de rituales cargados de ornamentos  y artificio, lejos de todo lo que no sea su amor sencillo y verdadero.

Te cambio los relojes y los idiomas extranjeros por los ríos que salpican el paisaje con su húmeda alegría, por el Oza, el Cabrera y el Compludo, ¿no me los cambias?

Hagamos un trato: te cambio un paraíso fiscal por unas escarpadas impregnadas de vida en multitud de formas y tamaños, plagadas de robles, encinas y castaños, de águilas, nutrias, lobos y desmanes.

No te convenzo, ¿verdad? Mejor, no me los cambies, que yo tampoco los cambio, porque montañas hay muchas, Alpes también, pero Montes AquilianosMontes Aquilianos no.

Comments (10) »

Entre la libertad y la historia

En la provincia de León, en el Bierzo está Villalibre de la Jurisdicción. León

La villa más libre

Verdor, mucho verdor, y castañas…  

Cae la noche y con ella el calor se diluye en la frescura de una tierra salvaje y viva, muy viva…  

Cae la noche y alrededor del crepitar de una hoguera, se reúnen gentes de edades sin límite a compartir la vida misma en forma de palabras, de gestos, de miradas y silencios…  

Cae la noche y se oyen antiguas historias, anécdotas, adivinanzas y cuentos…  y como si el tiempo nunca hubiera pasado se saborea la sensación de comer castañas recién asadas…  

Allá donde antaño moraron pueblos antiguos, allá donde la tierra regaló tanto oro, todavía se siente ese algo tan intenso que no se puede describir. Es la sensación de  pertenecer a la tierra, de formar parte de ella, de saber que la llevas dentro, que la llevas grabada a fuego en el corazón, grabada con el mismo fuego que asa las castañas en el magosto, como siempre se ha hecho; grabada con el fuego en torno al que se reúnen los vecinos en el filandón, a contar sensaciones y recuerdos que se impregnan en la mente de quienes no los vivieron como si los hubieran vivido…  

Entre la libertad y la historia está la vida; entre belleza singular y castaños, el Bierzo; y entre la ermita, el horno, las fuentes y sus tradiciones, Villalibre de la Jurisdicción.

Comments (7) »