Posts tagged Ambasaguas

Tú y yo

Mi mágico León: abeja posada sobre un diente de León. Ambasaguas. Curueño. León.

Caricias suaves

Tú y yo, solos tú y yo, y un montón de personitas que conforman el universo que habitamos, pero tú y yo, y nuestras montañas, lagos, ríos, puentes y campos, y siempre, siempre: tú y yo.

Te quiero, ¿sabes? más allá de convencionalismos y opiniones ajenas, más allá de miedos, incertidumbres, ausencias y tristezas: te quiero.

Quererte es muy fácil, porque más allá de lo difícil, siempre está tu preciosa mirada y esas palabras dulces que pintan mi mundo de belleza y profundidad.

Quererte es muy fácil porque calmas mis prisas con tus tiempos y, al contemplar con detenimiento el paisaje, aparecen nuevos matices que enriquecen sus colores, sus sonidos,… y las emociones se despiertan cuando la magia envuelve al corazón.

Te quiero, y te quiero mucho; tanto como para esperar aunque saldría ahora mismo a recorrerte, tanto como para amar cada uno de los elementos que componen tu mundo, tanto como para admirar el trabajo de la abeja que, pacientemente, se posa sobre las flores una y mil veces, y, sin prisa pero sin pausa, trabaja para lograr su rico néctar.

Te quiero, querido felino, porque con la música de tus noches estrelladas tocas las teclas de mi alma.

Te quiero y me emociono al pensar en ti, y en que en ti, también mora mi hogar.

Mi querido y mágico León, mi amada tierra de bonachones y bonachonas, de gente sencilla que ama el agua y el campo, y los pequeños detalles que enriquecen los momentos.

Mi estimado y mágico León, donde los pueblos son muchos y las pequeñas patrias tienen nombres propios… como Ambasaguas, donde el Porma y el Curueño, se funden en un abrazo eterno.

Anuncios

Comments (2) »

Entre dos aguas

Mi mágico León: arboleda nevada en primavera en Ambasaguas. León. Turismo rural.

Blanca tranquilidad

En un rincón del mundo, donde el ruido y la polución se diluyen entre el cielo limpio y la tierra fértil, hay lugares escondidos que recorren los animales pacíficamente.

En algún sitio, plagado de chopos y de riberas, hay un pueblo bañado por dos aguas, con las montañas a lo lejos, adornando el horizonte, y el monte a un tiro de piedra, donde corzos, jabalíes y demás compañeros campan a sus anchas, sobre todo en invierno, cuando el ser humano reside en las grandes ciudades o los pequeños pueblos, y el calor de una hoguera es la sensación de sentirse en casa.

Caprichos del tiempo que moldean la naturaleza a su antojo, y así, cuando la primavera había hecho acto de presencia y las cigüeñas ya se habían relajado en las alturas de sus nidos, bajaron las temperaturas y el paisaje se tiñó de blanco, sorprendiendo los planes de las ropas ligeras y los zapatos frescos.

En cualquier punto de la geografía leonesa, aparecen lugares llenos de quietud y detenimiento, de tranquilidad y sosiego para el alma, sin prisas ni agobios, con pausas y aire limpio…

Y ahora, hoy, me viene a la mente Ambasaguas, y el Porma y el Curueño uniéndose para acariciar la fertilidad de su suelo.

Comments (1) »

De flor en flor

Mi mágico León: abeja en Ambasaguas de Curueño, en la provincia de León. León. Turismo rural.

La suavidad de un beso

De flor en flor se polinizan los amores, se alegran los corazones, se cultivan las ilusiones,…

De flor en flor el mundo se llena de color, y la primavera nunca desaparece, se hace más tranquila, más pausada, como la misma juventud humana, que solo desaparece si se deja la ventana de la fantasía cerrada y la llave de las preocupaciones abierta.

Se me ocurre pensar que las abejas y las personas somos muy parecidas: amamos volar libres, fabricar nuestra propia morada, de cera o de adobe, de panal o de ladrillo, de miel o de pedacitos de corazón, en realidad, un pequeño mundo lleno de formas y aromas dentro de otro mucho más grande, más hermoso, más…

Se me antoja pensar en los ríos y en las montañas, en la capacidad de disfrutar del brillo de una estrella o de la más bella puesta de sol,…

Siento… siento que es un placer caminar por sendas de respeto, palabras y obras, descubrir abejas recolectando polen, niños arriba y abajo detrás de alguna pelota, y mayores muy jóvenes que van con su bicicleta a dar un paseo hasta las tierras,…

Descubrir León es una sensación insospechada oculta tras un nombre de cuatro letras, plasmadas a la izquierda de un mapa, con forma de península, que poco dice y mucho calla…

Descubrir León es caminar por las riberas y las montañas, encontrar pueblos unidos por un puente, bañados por un mismo río, el que alguien dio en llamar del olvido, aunque yo creo que la tierra tiene su propio corazón, y el corazón nunca olvida.

Descubrir León es sorprenderte ante el caudal constante de un pequeño manantial que en Vegarada ve nacer al Curueño, y luego, en sus rincones, planta pozas llenas de baños y alegría, en Redipuertas, en Nocedo, en Montuerto, en Ambasaguas… donde las abejas vuelan por el aire, y las flores esperan sus besos.

Comments (4) »