Posts tagged Ayuntamiento de Priaranza del Bierzo

Entre la libertad y la historia

En la provincia de León, en el Bierzo está Villalibre de la Jurisdicción. León

La villa más libre

Verdor, mucho verdor, y castañas…  

Cae la noche y con ella el calor se diluye en la frescura de una tierra salvaje y viva, muy viva…  

Cae la noche y alrededor del crepitar de una hoguera, se reúnen gentes de edades sin límite a compartir la vida misma en forma de palabras, de gestos, de miradas y silencios…  

Cae la noche y se oyen antiguas historias, anécdotas, adivinanzas y cuentos…  y como si el tiempo nunca hubiera pasado se saborea la sensación de comer castañas recién asadas…  

Allá donde antaño moraron pueblos antiguos, allá donde la tierra regaló tanto oro, todavía se siente ese algo tan intenso que no se puede describir. Es la sensación de  pertenecer a la tierra, de formar parte de ella, de saber que la llevas dentro, que la llevas grabada a fuego en el corazón, grabada con el mismo fuego que asa las castañas en el magosto, como siempre se ha hecho; grabada con el fuego en torno al que se reúnen los vecinos en el filandón, a contar sensaciones y recuerdos que se impregnan en la mente de quienes no los vivieron como si los hubieran vivido…  

Entre la libertad y la historia está la vida; entre belleza singular y castaños, el Bierzo; y entre la ermita, el horno, las fuentes y sus tradiciones, Villalibre de la Jurisdicción.

Anuncios

Comments (7) »

La fortaleza de la discordia

Fortaleza medieval del Castillo de Cornatel, en la zona del Bierzo, en la provincia de León.

El Castillo de Cornatel

En un lugar al noroeste de la meseta central, a sólo un paso de la marina Asturias y la mágica Galicia, se encuentra un sitio envuelto en una rusticidad anacrónica e invariable.

Una fría mañana de primavera, entre la niebla matutina, se adivina, sobre el promontorio, la silueta de una fortaleza que remonta sus orígenes más allá de lo que la memoria de los más ancianos es capaz de recordar…

Sobre un acantilado a cuyos pies discurre el arroyo Rioferreiros, altivo, soberbio, con aspecto arrogante y desdén en su mirada, sobrevive, como si el Feudalismo no hubiera llegado a su fin, aquel que resistió el ataque enfurecido de la Revuelta Irmandiña: el entonces Castillo de Ulver.

No lejos de las minas auríferas más importantes de la Roma Imperial, tuvo origen un asentamiento militar que desde las alturas dominaba la panorámica… mas el castro originario cayó en el olvido hasta que, remontados a la España cristiana del Medievo, en tiempos de Reconquista, aparece de nuevo el mismo lugar, el mismo promontorio, esta vez como mirador señorial reconvertido en castillo.

Cuenta la historia, que entre sus muros vivió el Conde Munio Muñiz y que su hija llegó a ser una de las amantes del rey Afonso VI de León, de cuya relación nacerían dos niñas, una de las cuales llegaría a ser la madre del primer rey de Portugal…

Allá por el siglo XIII, el castillo llegará a ser patrimonio de la Orden de los Caballeros Templarios, mas tras su disolución, volverá a manos de la nobleza, pasando a ser propiedad de la familia Osorio…

La familia Osorio… una familia debería ser un lugar en el que las personas se quieran y se respeten, un hogar debería ser el lugar en el que crecer y compartir, en el que hacerse más y mejor persona a pesar de las pequeñas disputas que la convivencia produce… pero no siempre es así, a veces es todo lo contrario.

Alvar Núñez Osorio fue el primer Osorio del Castillo de Cornatel, desposeído posteriormente del mismo, pasó de nuevo a su familia sesenta y un años más tarde, cuando Pedro Álvarez de Osorio, el abuelo del futuro Conde de Lemos, se hizo con él.

Comienzan aquí historias de intrigas y traiciones que llevarán a generaciones posteriores a lidiar por el castillo en un conflicto sucesorio en el que quedaría a manos de uno de sus descendientes bajo el asedio y acoso constante de otro, hasta el punto en el que los Reyes Católicos tuvieron que mediar para intentar conseguir una paz que realmente nunca llegaría.

¿Qué nos diría el Castillo de Cornatel si sus muros hablasen? tiempos de Reconquista, luchas familiares, ataque enfurecido de campesinos vasallos hartos de tanta opresión, crueldad, feudalismo, odios, rencores… nos hablarían de tantas cosas… soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia, pereza… pero sus muros no hablan, y mientras tanto, el castillo sigue allá arriba, como si entre sus almenas todavía asomase, de vez en cuando, la cabeza de un centinela montando guardia en el interior de su muralla.

Comments (8) »