Posts tagged Castillo de Cea

Mi castillo

Mi mágico León: castillo de Cea. Turismo rural y cultural, León.

El lenguaje de una mirada

En algún lugar del mundo hay una construcción pequeña, hecha de un material que parece que haya de desmoronarse en cualquier momento, y sí, es cierto, tiene sus cicatrices y heridas, aquellas que ya se cerraron y aquellas que siguen abiertas y tal vez tarden mucho en cerrarse, pero… ¿sabes qué? Mi castillo sigue en pie.

Dicen que la belleza está en el interior, y eso es algo que no sé si acabo de compartir, porque cuando algo o alguien es bello por dentro, termina siéndolo por fuera, pues no hay mejor adorno que una sonrisa en la cara, un recuerdo en el corazón o una lágrima sincera resbalando por la mejilla, ¿quién ha dicho que llorar es de débiles, de tristes, de vencidos? a veces, cuando brota del manantial del alma, es lo más hermoso.

Mi castillo es un lugar sencillo, que sigue existiendo aferrado a las buenas sensaciones, que no se esconde, a pesar del sol abrasador y de los rigores fríos del invierno, mi castillo sigue en su alto, olvidado por muchos, despreciado por otros que prefieren mirar hacia otro lado, con el convencimiento interno de que son un montón de piedras inconclusas que ya no sirven para nada, pero sirven, claro que sirven.

Sirven para seguir aguantando, para resistir ante el embiste cruento de los malos tiempos, sirven para demostrar que el tiempo pone las cosas en su sitio, y que después de una tormenta, al final, siempre llega la calma.

El Castillo de Cea es, de alguna manera, mi castillo, y el de muchos, lo sé, pero es mi castillo porque escondida entre las ramas, mirando desde fuera su estructura maltrecha y su fachada ajada, comprendo que no hay que rendirse, que hay que luchar por lo que uno quiere y ama, que lo que es justo, justo es, y que lo que tiene que ser, será.

Anuncios

Comments (3) »

El legado de los siglos

Mi mágico León: en Tierra de Campos, al este de la provincia de León, está Cea y su castillo medieval. La entrada al castillo es libre. León. Turismo rural. Turismo Cultural.

Perseverancia

Érase una vez un lugar lleno de futuro, alzado sobre la planicie, sencillo y tranquilo, que disfrutaba de su existencia con el simple hecho de divisar la panorámica, que a sus pies el mundo rendía.

Érase una vez un castro, en la capital de los vacceos, que el tiempo convirtió en castillo; y llegada la Edad Media, los reyes hicieron protagonista de sus idas y venidas, de sus confabulaciones maliciosas y perversas, morando entre las paredes de su cuerpo lozano y fuerte.

Y así, aquella altitud sostuvo la silueta de unas piedras convertidas en castillo, con su torreón y su pozo, con su gran foso y el puente que, aquel castro convertido en castillo, llegó a ver a su vera allá por el siglo XI…

Pero el puente ya no está. La dejadez y el abandono han hecho mella en aquella regia fortaleza, le han despojado de la fuerza de sus vestiduras medievales, y parece haber llegado el fin.

Aunque, ¿sabes qué? Miro al viejo castillo y sólo puedo ver algo: esperanza y perseverancia. Puedo ver la valentía de unas piedras que siguen sosteniendo el legado de los siglos en cada grano que da forma a su cuerpo, y a su espíritu…

Porque en algún lugar de Tierra de Campos, hay un castillo esperando ser rescatado, con su fachada principal todavía en pie, cansada, sonriente y feliz porque piensa, cree, sospecha, que ha perdido muchas batallas, pero aún no ha perdido la guerra…

Cuenta contigo, conmigo, con nosotros. Nosotros somos su ejercito y lucharemos:

Por ti, por mí,… ¡Por el Castillo de Cea!

Comments (4) »