Posts tagged Castillo de Cornatel

Ilusiones de colores

Mi mágico León: León, una provincia llena de multitud de recursos naturales, de historia y tradición. Una provincia maravillosa. León. Turismo.

Un Arco Iris tangible y maravilloso

Te invito a un lugar donde puedes soñar despierto, donde las montañas y los ríos se combinan para dar forma a los más singulares paisajes en los que imaginar y vivir aventuras singulares…

Te invito a pasear por la historia y descubrir castillos, catedrales, iglesias y monasterios,… puentes señoriales bajo los que discurre un agua fresca y cristalina.

¿Dónde puedo invitarte? Puedo invitarte a sorprenderte ante cascadas que desconoces y ríos que bajan rápidamente desde muy arriba y se abren paso entre grandes paredes de mineral que  observan, con gran quietud, como la fluidez líquida de aquella esencia transparente, se escurre sobre la piedra en el constante discurrir del tiempo.

Conozco un sitio en el que divisar fauna salvaje caminar sobre los riscos sin demasiado esfuerzo, un sitio en el que contemplar los lomos irisados de las truchas contonearse, al ritmo de la corriente, en ríos, lagos y riachuelos,…

Un lugar donde los colores se escapan del Arco Iris y pintan la tierra con el brillo de una estrella, y el blanco es más blanco que el propio color cuando las nieves del invierno seducen los campos y montañas con su fría ternura; y luego llega la primavera y el verde explota desde el corazón caliente del planeta y difumina su tonalidad con amarillos, rosas, azules, lilas… con los mil colores que visten las flores, y se abre paso el verano, tiñendo de dorado los cereales que alimentarán a tantos…, y se acerca el otoño, y la vegetación encandila y enamora con la pompa de sus galas.

Te invito a un sueño hecho realidad, te invito a sorprenderte ante lo desconocido…

Descubre, sueña, siente, respira, imagina, aprende,… ¿dónde? En León, ¿dónde si no?

Anuncios

Comments (5) »

Secretos a Voces

Panorámica de La Chana, Peña Ferradillo, Abruos (endrinos) y monte castaños y encinos, en el Bierzo, en la provincia de León

Tierra de tesoros

Shhhhh….

Shhhhh….

Silencio… no se puede enterar nadie, ¿eh? te voy a contar un secreto pero no se lo puedes decir a nadie, a nadie, ¿eh?

He descubierto un sitio… pequeño, sí, muy pequeño… pequeño como las setas y como las flores que la primavera hace nacer en las tierras leonesas… he descubierto un rincón rodeado de rincones, lleno de fantasías convertidas en realidad…

Cuando eres niño sueñas con los ojos abiertos y te imaginas explorando tierras extrañas, descubriendo minas escondidas en el fondo de la tierra y cargadas de oro y riquezas; cuando eres niño te imaginas siendo dueño y señor de una fortaleza, dominando territorios extensos, con gentes y gentes rindiendo pleitesía a tu mandato, cabalgando sobre los montes y las llanuras en busca de nuevas aventuras,…

Cuando eres niña, alguien te cuenta que hay princesas en cuentos de hadas que viven en un castillo, damas a las que su querido caballero conquista con pequeños detalles, con aves mensajeras llevando poemas de amor hasta sus aposentos y flores adornando los jardines de palacio; cuando eres niña, imaginas que en el bosque hay pitufos y que… tal vez bajo una seta, encuentres un gnomo escondido, que es siete veces más fuerte que tú, muy veloz, y siempre está de buen humor…

Creces, y cuando lo haces aprendes que los castillos existen y las minas de oro también; creces y descubres que flores hermosas las hay cerca y lejos de ti, rosas, blancas, amarillas, moradas, grandes, pequeñas, de tantas formas y colores…

Creces y descubres que hay setas, y, por si acaso, todavía miras debajo de ellas por si encontraras algún pitufo o algún gnomo, o tal vez un hada, no sé… ¿puede ser? (yo todavía no he encontrado ninguno, pero tal vez un día la vida me sorprenda).

¿Te cuento un secreto? ¿te lo cuento?…

¡Encontré el lugar donde crecer no significa dejar de explorar minas de oro, atravesar las murallas de un castillo, o encontrar flores y setas!

¡Lo encontré!

Lo encontré y se llama La Chana, lo encontré y está junto a las espectaculares Médulas; lo encontré y está junto al Castillo de Cornatel; lo encontré y es tan pequeño… es pequeño pero tiene flores y setas, muchas flores y muchas setas, de tantas formas y colores… lo encontré y tiene historia y secretos, tiene atardeceres y amaneceres, tiene religión y tradiciones…

Pero recuerda, es un secreto, es nuestro secreto, y ahora que ya sabes donde está este rincón tan fantásticamente real, lo podemos compartir y si encuentras un gnomo, un pitufo o un hada, me lo cuentas, ¿vale?

Y… por cierto, si sales a pasear por allí recuerda: ten cuidado no pises a alguien si es que estás cogiendo setas, ¡no sea que cometas una barbaridad! Porque es, siete veces más fuerte que tú, muy veloz… y siempre está de buen humor…

Comments (5) »

La fortaleza de la discordia

Fortaleza medieval del Castillo de Cornatel, en la zona del Bierzo, en la provincia de León.

El Castillo de Cornatel

En un lugar al noroeste de la meseta central, a sólo un paso de la marina Asturias y la mágica Galicia, se encuentra un sitio envuelto en una rusticidad anacrónica e invariable.

Una fría mañana de primavera, entre la niebla matutina, se adivina, sobre el promontorio, la silueta de una fortaleza que remonta sus orígenes más allá de lo que la memoria de los más ancianos es capaz de recordar…

Sobre un acantilado a cuyos pies discurre el arroyo Rioferreiros, altivo, soberbio, con aspecto arrogante y desdén en su mirada, sobrevive, como si el Feudalismo no hubiera llegado a su fin, aquel que resistió el ataque enfurecido de la Revuelta Irmandiña: el entonces Castillo de Ulver.

No lejos de las minas auríferas más importantes de la Roma Imperial, tuvo origen un asentamiento militar que desde las alturas dominaba la panorámica… mas el castro originario cayó en el olvido hasta que, remontados a la España cristiana del Medievo, en tiempos de Reconquista, aparece de nuevo el mismo lugar, el mismo promontorio, esta vez como mirador señorial reconvertido en castillo.

Cuenta la historia, que entre sus muros vivió el Conde Munio Muñiz y que su hija llegó a ser una de las amantes del rey Afonso VI de León, de cuya relación nacerían dos niñas, una de las cuales llegaría a ser la madre del primer rey de Portugal…

Allá por el siglo XIII, el castillo llegará a ser patrimonio de la Orden de los Caballeros Templarios, mas tras su disolución, volverá a manos de la nobleza, pasando a ser propiedad de la familia Osorio…

La familia Osorio… una familia debería ser un lugar en el que las personas se quieran y se respeten, un hogar debería ser el lugar en el que crecer y compartir, en el que hacerse más y mejor persona a pesar de las pequeñas disputas que la convivencia produce… pero no siempre es así, a veces es todo lo contrario.

Alvar Núñez Osorio fue el primer Osorio del Castillo de Cornatel, desposeído posteriormente del mismo, pasó de nuevo a su familia sesenta y un años más tarde, cuando Pedro Álvarez de Osorio, el abuelo del futuro Conde de Lemos, se hizo con él.

Comienzan aquí historias de intrigas y traiciones que llevarán a generaciones posteriores a lidiar por el castillo en un conflicto sucesorio en el que quedaría a manos de uno de sus descendientes bajo el asedio y acoso constante de otro, hasta el punto en el que los Reyes Católicos tuvieron que mediar para intentar conseguir una paz que realmente nunca llegaría.

¿Qué nos diría el Castillo de Cornatel si sus muros hablasen? tiempos de Reconquista, luchas familiares, ataque enfurecido de campesinos vasallos hartos de tanta opresión, crueldad, feudalismo, odios, rencores… nos hablarían de tantas cosas… soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia, pereza… pero sus muros no hablan, y mientras tanto, el castillo sigue allá arriba, como si entre sus almenas todavía asomase, de vez en cuando, la cabeza de un centinela montando guardia en el interior de su muralla.

Comments (8) »