Posts tagged Montaña Oriental Leonesa

Sin permiso

Mi_mágico_Leon_buite_alas_extendidas_montaña_oriental_leonesa_Leon

Perspectiva

El lugar, el momento, la ocasión… quién sabe.

A veces no es el lugar, ni el momento, pero se da la ocasión, y el resto desaparece…

La vida, así es, no pide permiso, simplemente te presenta situaciones inesperadas, y, sin haberte dado instrucciones, te anima a usar la imaginación para hacer magia, y convertir momentos que no querías en experiencias maravillosas que te hacen crecer como persona, como niño, como niña, porque ahí está el punto que marca la diferencia: escuchar a ese pequeño, a esa pequeña, que todos llevamos dentro, y que tiene la clave para ser feliz, siempre.

La vida es así, y en los senderos de la mía, encuentro paisajes de ensueño, y personajes que adornan mis días con abrazos y sonrisas, con miradas que lo dicen todo sin que se escuche una sola palabra, y complicidades que sorprenden, cofres que no abre más que la magia del cariño seguro, construido de pequeñas confidencias que se convirtieron en amistad de la buena, ¿verdad que sí?

Como tantas otras veces, me descubro escribiendo con una sonrisa en la cara, mientras acuden a mi mente personitas que ya habitan en mi corazón, y  se entremezclan  los cariños con los contornos de mi tierra mágica, donde las montañas son metáforas de las dificultades que superar, y sus cumbres, la satisfacción de haberse atrevido a conectar con lo que realmente uno siente.

Ser honesto, honesta, y volver descubrir que la misma fuerza que anida en la fauna y la flora, esa que soporta el envite del tiempo meteorológico y cronológico, también hace morada en ti, y en los madrugones que te obligan a abrir los ojos que tan cerradines tenías, en la paciencia que pensaste que se te acababa y resulta que tenías más, a buen recaudo.

Atreverse a ser valiente y no dejarse vencer por la tiniebla, que no es tal, tan solo es niebla, nubes bajadas desde las alturas para dejarte acariciar un trocito de cielo.

Y mientras te adentras en ella, con paso dubitativo y un poco quejumbroso, ante tanta incertidumbre, empieza a disiparse la espesura que atraviesas, y aparece ante tus ojos, el esplendor de quien estira las alas, observa el panorama y se decide, inminente, a levantar el vuelo…

Como tú, como yo, como aquellos que a pesar el abismo que se abre a los pies, no se amedrantan y disfrutan de la panorámica… mágica… como el universo de montañas y mares verdes, llenos de vida, que adornan los sueños del bello Prioro, en León, mi mágico León, como no podía ser de otra manera.

Comments (2) »

Pensamientos revoltosos

Mi mágico León: cascada Los Forfogones, Cofiñal. León.

Travesuras acuáticas

La fuerza de un pensamiento que mueve el mundo, creo que no hay mejor definición: el mundo.

Un mundo que está esperando a ser modelado según las expectativas que pongas en él, y las sonrisas y las determinaciones, a veces serias, a veces distraídas, a veces sonrientes envueltas en abrazos,…

El mundo y multitud de gotas reunidas en caudales formando lagos, ríos, mares y arroyos, deslizándose por las sinuosidades que recorren los montes y los rincones, dejándote soñar un rato, y aunque luego tengas que despertar y darte de bruces contra una realidad que no siempre es lo que deseas, al final, el sueño es un soplo de aire fresco que te llena de ilusiones y esperanzas, que te permite mirarte al espejo y descubrir de nuevo la sensualidad de tus labios rosados, y la mirada profundamente inocente y limpia, que, a ratos, juega a ser pícara y divertida, aunque la realidad siga ahí fuera.

El mundo y la frescura trepidante de la travesura alegre de los Forfogones, junto a Cofiñal, y los pensamientos convulsos revolviéndose entre las corrientes que descienden de las montañas, y entre líquenes, musgos y árboles, se pasean las ninfas a escondidas, sonriendo mientras un pequeño arco iris, aparece a los pies de la cascada.

Pensamientos que recorren la mente una y otra vez, revoltosos, ¿será posible que no puedan quedarse quietos? Y no sé, parece que no son demasiado obedientes a la voluntad, porque, a ratos, vuelves a pillarles con las manos en la masa, despistados, en los rápidos de Los Forfogones.

Comments (3) »

Primavera primaveral

Mi mágico León: llega la primavera a la provincia leonesa.

Prefiero recorrerte

Nieves, montañas y ríos, despertando a un calor que ya empieza a asomar en el amanecer de los días, cuando los sueños se desperezan y la alegría revolotea en los corazones.

Besos, caricias y miradas, y los recuerdos se agolpan en la mente, se agrupan en el corazón y salen despedidos por las comisuras de estos ojos que tanto conoces, ¿verdad?

Hoy me ha vuelto a sorprender la firmeza de los latidos de tu corazón, marcando el ritmo de un amor, a punto de rodearme entre sus brazos, para fusionar las almas, nuestras almas.

Paisajes, atardeceres y campos, y la silueta de un cariño que no desaparece con el paso de los años sobre la piel… y la mirada sigue siendo la misma que ha clavado el brillo de su inocencia en la tuya, como hacen las estrellas en la oscuridad de la noche, brillando más allá del nuevo día, porque siempre, siempre, está el chispazo de aquel amor.

Estrellas, paseos y olores, y el dibujo de un camino que todavía está por trazar, por definir siguiendo la estela que han dejado las enseñanzas y los refranes, las mariposas y el viento que mueve las hojas de los árboles,… ¿y cómo olvidarme de ti si formas parte de mí?

Mi querido y mágico León, en tus lares moran mis anhelos, mis “te quiero” más profundos, mis libertades y fantasías, mi más añorado abrazo…

Mi querido y mágico León, me persigue un juramento de amor encendido, me acompaña el corazón en la boca del estómago subiendo por la garganta; y entonces, cuando menos lo espero, se intuye el aroma de una primavera que llega llena de sorpresas.

Sorpresas… recorriendo los sentidos, la lluvia sobre la hierba y los caracoles justo después; y parece que el trinar de los pájaros nunca va a callar, y la sonrisa dibuja carcajadas, y ya no lloro, aunque desee con todo el alma estrecharte entre mis brazos.

No lloro porque no cabes entre ellos, porque tu belleza es tan grande, tus paisajes tan eternos, tus aromas tan intensos y nuestra complicidad tan infinita, que prefiero recorrerte llena de alegría, y recordar una y mil veces que para decírtelo, no hace falta palabras: mírame a los ojos y leerás te quiero, León.

Comments (1) »

Cruzadas del tiempo

Mi mágico León: pantano de Riaño. Montaña oriental leonesa. León.

Misteriosa encrucijada

En algún lugar del infinito paraíso que dibujan las montañas, entre curvas y desfiladeros que se alzan imponentes en las alturas, está la historia de un caballero y su montura de sueños…

En algún lugar, a los pies de la montaña oriental, está el castillo en el que mora el más atento de los gentiles, dulce, amable, con un toque de locura que muy pocos entienden… como las montañas y sus riscos, sus escapados perfiles alcanzando fantasías, dibujando realidades, como aquel jabalí que se frota contra ese joven árbol despojándolo de su corteza, así, con esa majadería alegre y salvaje, recorre senderos no siempre descritos a través de los montes, encontrando el Hoyón, alcanzando la Dehesa de Corrales, dejándose salpicar por la traviesa frescura del barro que ha dejado atrás la nieve, corriendo para no ser alcanzado por uno de esos vacunos que tanto le gustan…

La montaña, sus pueblos y rincones, y esos parajes que nadie recuerda y, algunos disfrutan, con la serenidad tranquila de llenar el corazón, y la mente, de la pureza limpia de ese aire fresco que impregna de buenas sensaciones los momentos, y así, te los llevas a casa, envueltos en sonrisas y pensamientos,  guardaditos en los poros de la piel, en las suavidades del alma…

El tiempo y sus segundos, cuando esperas una respuesta que se hace eterna, mas es solo un segundo, dos tal vez, y sesenta conforman un minuto… el minuto en el que caen los copos de nieve que pintan de blanco el paisaje, que pintan de frío los miedos, y los congelan hasta reponer fuerzas, hasta reponer suspiros y recargar sonrisas, sonrisas preciosas, como las que tienes tú.

La montaña oriental… y dejamos atrás la maravilla del Esla y su preciosa ribera cargada de secretos a la luz de sus aguas, y llega Cistierna y su calzada romana, y nos adelanta una bicicleta, dos, tres… y desde el oeste llegan aromas a tradición minera, Sabero y sus vecinos…

Y aparece Crémenes con su primavera… y allá, más arriba… donde la perseverancia, donde el tesón puede más que el cansancio y el agobio de los días de confusión y vaivenes, allí, imponentes, orgullosos, con cierto toque señorial, aparecen Riaño y los picos de sus altivas montañas…

A veces, la vida es una montaña cuesta arriba, a pie, en bicicleta, pero cuesta arriba, y cuando parece que ya no puedes más, cuando crees que el cansancio podrá con la voluntad de tus piernas de acero, entonces, descubres un nuevo receso, un paisaje diferente al que esperabas, sorprendente, curioso, y entonces te dejas llevar y descubres, sabes, que todo tiene un porqué y que debajo de aquella marea cargada de lágrimas, todavía, para siempre, está la fuerza viva de un sentimiento que no se desvanece, aunque pasen mil almas por su paisaje, porque la esencia del corazón nace de uno mismo.

Mi querido, mi mágico León… ¡gracias por tanto hechizo!

Comments (3) »

Paciencia

Mi mágico León: Las Pintas, Cueto Cabrón, Gilbo y el pantano de Riaño. León

Maestras de la perseverancia

Paciencia es lo que hace falta para conseguir lo que uno quiere, paciencia y perseverancia.

Paciencia como las montañas, que quieren ser las más bellas, las más elegantes, las más sencillamente espectaculares, y lo son, así, calladinas, sin hacer demasiado ruido, dejándose acariciar por el viento y las nieves, permitiendo que el hielo se deslice por los poros de su piel e impregne su frialdad con la pasión que resguardan en su interior, ¿acaso no lo ves? Tan hermosas, tan ancianas, tan eternamente jóvenes, el tiempo es tan relativo…

Perseverancia como el que no se rinde, el que lucha por conseguir lo que desea: una casa, un trabajo, una sonrisa, el guiño de una estrella… porque nada es imposible, ¿acaso lo dudas?

Paciencia, perseverancia y mucho amor en lo que haces, en quien eres, en cómo enfrentas el frío y el calor, las ventiscas, tormentas y aquellas sobremesas de verano en las que el sol parece querer fundir la tierra que habitamos…

Lucha por lo que deseas, analiza, encuentra soluciones, date un respiro de vez en cuando y ¡vuelve a la carga! No cedas ante los infortunios de la vida: ¿que un trabajo no es tuyo?, ¡otro será!, ¿qué se te quemó la tortilla? quita la parte negra y ¡dale un buen mordisco al resto! mmmm ¡qué rica! Y si algo parece insalvable, si una preocupación enorme te asedia, no la ignores, no la olvides, pero sobre todo, no desesperes, haz como las montañas, haz como Riaño y espera, porque donde ahora hay un pantano, algún día volverá a haber un valle, un río, hórreos, casas y mil sueños que cumplir.

Espera, como las montañas, no decaigas, y sonríe: estás más guapo, estás más guapa…

¡FELIZ 2012!

Comments (4) »

Abrazando al mundo

Mi mágico León: sombra de la cruz en Sahelices de Sabero, en plena montaña oriental leonesa. León. Turismo.

El misterio de una sombra

En algún lugar de la montaña, el cielo se une con la tierra, y parece que caminando un poco más, subiendo un poco más, vayas a encontrarte con lo desconocido, con lo inesperado, con aquello que algunos se preguntan si existe y otros están convencidos de que sí.

En cualquier rincón de la montaña, se respira aire puro, se disfruta del paisaje y se siente esa sensación de… libertad. Tanto que, a veces, al llegar a la cima de tu objetivo, divisas la maravilla que se extiende ante ti y hasta parece que puedas arrancar a volar en ese mismo instante.

¿Por qué será que contemplando el mundo te sientes tan… etéreo? Con aquella maravillosa estampa a tus pies, de manera inconsciente, empiezas a sentir que formas parte de un algo infinito, eterno, maravilloso y bueno, muy bueno.

Respiraciones, miradas perdidas, silencio… eso es la montaña, y los valles,…

Vuelves a ponerte en camino, y justo antes de dar el primer paso, a tu espalda, descubres una sombra, una revelación, una… ¿casualidad? Tal vez…

Es curioso, sugerente,… pensar que hay un palo vertical hundido en la tierra señalando el cielo, es intrigante, misterioso, contemplar cómo se rompe la verticalidad con una línea horizontal, como unos brazos extendidos en señal de abrazo, abrazando al mundo…

Y se me ocurre que en la montaña oriental, en Sahelices de Sabero, la libertad, la belleza, lo eterno y lo mundano, se confunden cuando los sentimientos barajan alma, vida y corazón.

Comments (2) »

Pedazo de eternidad

Mi mágico León: paisaje maravilloso en Prioro, en plena montaña oriental leonesa. León. Turismo.

Verde, alegre, eterno.

Hoy quisiera llevarte a un lugar diferente…

Quisiera llevarte allí donde las penas son menos penas, y… no sé, será porque todo rezuma tranquilidad, que las angustias se desvanecen, pierden fuerza, las lágrimas se secan, y cuesta menos sonreír…

¿Sabes? A veces, para compartir, no hay nada mejor que estar sola, y pasear, y a veces, incluso llorar, porque esos momentos también son tuyos, y los necesitas, para poder seguir siendo libre, aunque a veces te sientas cautivo…

Desde cualquier lugar de la vida deberías escaparte a mi montaña leonesa, y sentir la pureza de los sentimientos que desprende la Madre Tierra en cada ramita verde que colorea el paisaje con su alegría.

Desde cualquier lugar del mundo, deberías olvidarte de la censura de las mentes cerradas, de las envidias, los rencores y las malas formas, que hay quien hace suyas como estandarte de personalidad, aunque, sean más traducción de tristeza que de personalidad, ¿acaso lo dudas?

¿Sabes qué? Te invito a pasear por la eternidad hecha montañas y valles, por los pastos, y los ríos, por los colores de una alegría sin fin, y por… ¡la generosidad! porque tierras hay muchas, pero como León, sólo hay una, ¿damos un paseín?

Bienvenido, bienvenida a tu montaña…

Bienvenido, bienvenida, a Prioro

Comments (8) »