Posts tagged nieve

Pasito a pasito

Mi mágico león: huellas de pájaro en Villacidayo. Ribera del Esla. Invierno. Tierras de Rueda. León.
Saltito a saltito

Poco a poco, paso a paso, así va avanzando la vida, sin prisa, pero sin pausa.

Pasito a pasito, aunque a veces haya que permanecer inmóvil, expectante, observando el mundo girar sin apenas movimiento, sin paisajes cambiantes ni voces diferentes… Así avanza el invierno.

Pasito a pasito, saltito a saltito, como ese pajarillo que sale a buscar sustento en un medio pintado de blanco, salpicado de escarcha cada amanecer, donde las oportunidades parecen escasas y, sin embargo, ahí están.

Uno a uno, como los pueblos que adornan la geografía leonesa, pequeños, aislados, recogidos en el calor a la vera de la lumbre, al resguardo del frío que reina en el exterior, resguardados al cobijo de las chimeneas humeantes mientras los animales merodean sus contornos y hasta corzos, zorros, tejones u osos, se acercan a husmear no muy lejos del ser humano.

Poco a poco, paso a paso, así va avanzando la vida… e igual que una nevada cae de repente y cambia todo el paisaje, de la misma manera un día el sol brilla con más fuerza, los días se hacen más largos y el invierno da paso a una explosión de primavera.

Mientrastanto, toca disfrutar del invierno y sus detalles, de las huellas de sus habitantes en su aliento blanco, de las tardes eternas al calor del amor, al candor de la trébede, a la calidez de la tradición que sigue viva en ti, en mi, en ese pueblo al que tanto quieres: junto al Curueño, junto al Esla, junto al Teleno o al Pico Yordas

El invierno abrigando esa pequeña patria que tanto se quiere, como Villacidayo, como Cifuentes, mi Cifuentes de Rueda.

Comments (3) »

Ilusiones mágicas

Mi mágico León: nieve en Arbás del Puerto. Parador de Pajares. León.

Cubierto de magia

Cuando menos lo esperabas, empezó a caer la nieve, suave, delicada, como las plumas de los ángeles cuando caen del cielo, dejando intuir una grandeza que trasciende más allá de la piel y los huesos.

Cuando menos lo esperabas, empezó a sonar la melodía de los laureles y los triunfos, de la cosecha que llega tras el tiempo de trabajo y esfuerzo, cuando la dura labor no parecía llegar a su fin, y el resultado no asomaba en el horizonte.

Entre las alturas de las montañas, comenzó a caer el maná de la primavera, que antes de hacer acto de presencia, envía gotitas congeladas a cubrir el mundo de magia e ilusiones, el paisaje se viste de novia y una paz congelada reina serenamente en las montañas, los valles y los campos, donde los ríos se niegan a volverse sólidos del todo y siguen fluyendo, a veces bajo la superficie, más allá de la vista…

Te deseo un camino lleno de esperanza y constancia, de trabajo, triunfos, alegrías y plenitudes,… te deseo fe y alegría, sabiduría para saber reconocer lo bueno en lo que aparenta no serlo, lo mejor en lo que parece ser simplemente bueno, y lo extraordinario en la sencillez cotidiana que forma parte de la vida.

Te deseo árboles cubiertos de magia, y sueños encantados bajo el velo de la realidad, puertos de montaña resbalando bajo montones inmensos de blancura, sonrisas a carcajadas escapando de los ojos, miradas que se entienden sin decir palabras, y cariños que se engendran empezando por uno mismo, por una misma.

Allá arriba, donde el horizonte se funde entre cielo y tierra, donde las montañas acarician las siluetas del infinito, donde las almas se pasean en un mundo disfrazado de merienda de las de antes, de las de pueblo, de hogaza cubierta de nata y azúcar… allá, en Arbás del Puerto, la nieve reina un país de ilusiones mágicas y sueños por cumplir.

Comments (1) »

Mi cielo

Mi mágico León: nieve en tierras de Cembranos. León.

Caída del cielo

El cielo se enamoró de la tierra y sus montañas, de esos valles que parecen caer tan en picado porque las montañas son altas y esbeltas, espigadas, soberbias, preciosas… y, a ratos, rozan los rincones más profundos del alma, y surge la magia, se funden en un solo amor, y el invierno pesa menos, porque en su corazón arde la llama viva, de una pasión, que no ha de apagarse jamás.

Te escribo a ti, cielo mío, desde una tierra que te acompaña a cada minuto, desde sus más profundos valles, a sus más elevadas montañas, y siempre, siempre, acompañando tu bella y sensible esencia.

Veo caer los copos sobre mí en tus momentos de fría tormenta, cuando todo parece gris, cuando los fríos atenazan tu hermoso corazón, cuando el miedo se hace grande y el pavor congela tu linda mirada, cuando ya no puedes más y lloras cuando te crees solo, sin saber, que yo, tierra mágica, no dejo de seguir aquí, sabiéndote sensible y fuerte, valiente, sabiéndote dulce y paciente, compartiendo la frialdad que nos toca vivir, sabiendo que la tormenta deja un maravilloso paisaje blanco, que riega el territorio de los sueños que juntos construimos, sabiendo que, más tarde, llegará la primavera, y las flores llenarán el mundo de colores, de olores, de mariposas y paseos al atardecer, sabiendo que juntos hacemos el universo más bonito, como el mar acariciando la orilla, como las olas chocando los acantilados, como esos labios enamorados que acarician lo que no se ve, cerrando los ojos, suave, despacio, a fuego lento…

En Cembranos, Herreros de Jamuz, Valencia de Don Juan, San Andrés de Rabanedo, Valdeteja, Villamañán, Maraña, Sosas de Laciana, Valdevimbre, Prioro, Sabero, Felechas, Almanza, Babia, Villaverde de Omaña, Cistierna,… veo caer la nieve sobre este mágico León, y vivo, sintiendo, que estoy aquí, para ti…

Comments (7) »

Magia

Mi mágico León: Nieve en el Puerto de Vegarada. León. Turismo de nieve.

Magia Blanca

En un mundo de blancura y belleza interminable está mi corazón, soñando con una realidad en la que los egoísmos se dejan de lado, y la entrega por el otro es una constante; soñando con un mundo perfecto en el que las personas seamos más personas y menos instinto.

¿Qué es la perfección? ¿una playa? ¿una montaña? Se me ocurre la idea de que perfección es igual a esa belleza sencilla impregnada de felicidad, de paz, de Paz con mayúsculas, la Paz de la Verdad, la que alguien dijo alguna vez que nos hará libres.

Libertad, la de un alma que despierta del letargo incandescente de esa nevada que está por caer, y que, una tarde de invierno se hace presente y vuelve a sembrar el paisaje de blanco, como lo hizo antaño, después de otra siesta suave que adormeció las sensaciones hasta una nueva explosión de impresiones renovadas.

La magia se hace presente, la luz se refleja en la pureza linda de una inocencia que a veces creemos perdida, y puede que sólo esté asustada, acongojada ante la triste muestra de indiferencia, de rencor sin sentido, y sin embargo, puede que, en el fondo, no esté perdida.

La magia se hace presente y baña con su encanto los riscos afilados que se muestran imponentes franqueando las bellas montañas leonesas, y allí donde el Puerto de Vegarada se hace presente, recuerdo que todo tiene su momento, que las estaciones, al final, siempre llegan, para renovar la vida, para volver a demostrar que, cambiadas las circunstancias, el mismo paisaje se muestra diferente, y si es amor lo que se tiene en la mirada, siempre luce precioso, lleno de flores, de ríos juguetones y serenos, de hojas doradas alfombrando los caminos, y de nieve engalanando el frío que mantiene los recuerdos impolutos de olvido, cargados de la autenticidad que da la vida vivida para hacer feliz, para ser feliz.

Comments (3) »

Hermosa realidad

Secretos nevados

Secretos nevados

En algún lugar de las montañas, el frío se convierte en pureza e inunda un mundo lleno de paz y tranquilidad, donde la quietud y la calma forman parte de la misma realidad.

En una carretera cualquiera, de esas que permanecen calladas y solitarias la mayor parte del tiempo, hay una sensibilidad hecha naturaleza que eriza la piel cuando te detienes a contemplarla… el tiempo y sus secretos…

En cualquier lugar de la provincia de León, el cielo y la tierra confluyen en total comunión, y dan vida a los paisajes, a los escenarios idílicos que superan cualquier ficción porque son tan reales como la carcajada de un niño cuando alguien le hace cosquillas.

Se me ocurre una chimenea, y el crepitar de la lumbre consumiendo historias con sabor a madera y periódicos viejos; se me ocurren unas sopas de ajo al calor de la hoguera, y las estrellas iluminando el firmamento, en una noche de luna creciente, bella, hermosa, tan eternamente limpia…

Se me antoja que la oscuridad de la noche tiene su propia magia, con su frío, con su nieve, con sus heladas y sus sueños alumbrando los corazones, hermoso atardecer…

En algún rincón de la montaña, está Ubierzo, y a su alrededor: un mar de paisajes por el que navegar.

Comments (1) »

Despertares

Narciso, Capilote, Campanón,... nombres que designan la misma flor en la tierra leonesa.

La hermosa realidad

La aspereza del frío se vuelve suave cuando, de entre sus escamas, surge la belleza delicada de una flor, que no se rinde ante la sorpresa helada de la nieve que llegó cuando la primavera ya se había anunciado en el hemisferio norte del planeta.

Así es la vida, tan cambiante, tan sorprendente, tan inesperadamente dura, y… de pronto, te muestra su lado más colorido, más apasionado, más… vivo. Porque la vida, a veces también se duerme.

La vida y sus paisajes, en las montañas silenciosas, en los valles callados, llenos de murmullos cargados de quietud, como las caricias de los amantes, que lo dicen todo sin pronunciar palabra…

La primavera y sus delirios, salpicando las miradas con destellos de luz, de frío y de calor, coloreando el mundo a su antojo, llenando las flores de pétalos impregnados de arcoíris, el mundo de aromas que anuncian besos, esperanzas, sueños, metas, logros, y nuevos despertares. Porque la vida, igual que se duerme, también se despierta.

La primavera ha llegado para quedarse, para demostrar, una vez más, que cuando hay ganas, cuando hay ilusión, confianza y amor, al final, todo llega, aunque se haga de rogar.

Vive, lucha, sonríe, persevera… pero sobre todo, no te rindas, como el narciso, el capilote, el campanón, la gritsandana… que a pesar del frío, renace con energía renovada en una tierra tan antigua como despierta, fuerte, viva… ¡León!

Comments (2) »

Bendita nieve

Mi mágico León: amanece en el Puerto de Panderruedas, al norte de la provincia de León, junto al Valle de Valdeón. León. Turismo rural y natural.

Un paraíso nevado

Hoy te voy a llevar conmigo.

Te voy a llevar a un lugar lleno de paz, no sólo de tranquilidad y silencio, está lleno de algo más, está lleno de Paz…

Te voy a llevar a un lugar lleno de lugares, ¿me acompañas?

Puede que me conozcas, o tal vez no, pero… ¡vamos! ¡déjate llevar!, olvida todo el ruido que puebla tu mente en este momento y acompáñame, ¿dónde vamos? A un lugar donde la absoluta realidad te gritará, envuelta en silencio, que hay más cosas bonitas que feas, que hay más amor que desamor, y más silencio que ruido, y más…

¡Vamos!

Estoy escuchando una canción tranquila, mirando una fotografía callada, y sólo pienso en llevarte hasta allí, donde el sol ilumina, con su brillante suavidad, las cumbres nevadas que la naturaleza esculpe con su respeto por la vida.

Estoy escuchando una dulce melodía y tan sólo quisiera echarte una chaqueta por encima, arrancarte un ratito de tu cotidianidad y compartir contigo aquello que me hace sonreír, que me trae recuerdos maravillosos, que pone el mundo a los pies y te hace sentir el calor que llevas dentro, en contraste con el frío que hay fuera, y ese montón de nieve…

Ese montón de nieve son los pensamientos, los deseos llenos de ilusión de quienes esperan tocar alguna vez la nieve que sólo ven en las películas, o en los cuentos de Navidad, en las pinturas y dibujos,… y sin embargo, en el Puerto de Panderruedas, los copos de nieve ruedan desde las alturas del cielo y se reparten en las cimas, en las laderas, en los recovecos, sobre los árboles, sobre… la Tierra… sobre los hórreos que, no muy lejos de él, habitan el Valle de Valdeón.

Esquiar o pasear entre la nieve, y si se te antoja… ¡tirarte sobre ella! y reír, reírse mucho, dejar que la locura salga al exterior en forma de carcajada y sentirse llena de esa blancura que borra los nubarrones que a veces amenazan lluvia.

Pero, ¿sabes qué? No temas, porque esos nubarrones sólo traen más nieve, y más sol… ¡bendito sol! ¡bendita luz! ¡benditas montañas!

Qué haya Paz…

Comments (2) »

Crisis

Mi mágico León: invierno en Huergas de Babia, en León.

Cosas del invierno

Trabajo y más trabajo, las cuentas no salen, la presión y la preocupación ocupan la cabeza, y la mente se siente cansada, es un día, y otro, y otro más… y parece no tener fin, uffff…

Trabajo y más trabajo, y lucha, sin espadas ni escudos de hierro pero lucha, sangrienta y dolorosa lucha, a veces, contra todo pronóstico de victoria, pero indudablemente victoriosa, pues en esta vida, la perseverancia es tan importante como la esperanza, el tesón, la entrega, la valentía.

Convencimiento, seriedad y alegría, ¡qué nunca falte la alegría! No importa cuán duro sea el momento, pero siempre recuerda esta premisa: CADA VEZ QUE SONRÍES, SE BORRA UNA TRISTEZA Y SE ILUMINA UNA ESPERANZA, porque alguna vez la oí, o la leí, y ¿sabes qué? es muy cierta.

Estamos en crisis, es cierto, quien más quien menos, tiene su crisis: personal, sentimental, económica, religiosa, racional,…

Quien más quien menos ha estado a punto de zozobrar en el mar de la desesperanza, donde parece que el bote se hunde, el agua está fría, y la costa no se ve por ningún lado, pero… ¿te cuento un secreto?

Tú puedes… Tú puedes con todo lo bueno que te propongas.

No tengas miedo, observa y no te ahogues en medio de un espejismo de tristeza y desesperación. Mira y contempla…

¿Te perdiste? No te has perdido, es que no te has fijado:

Observa… como el sol cada madrugada se abre paso ante la oscuridad de la noche y vuelve de nuevo a iluminar el día.

Mira… como llueve y deja de llover, y cuando eso ocurre, arriesga esa sensación de suave templanza y sal a descubrir el olor a tierra mojada que emana vida y calor, aunque frío, calor, y escucha el suave tintineo de las gotas de agua que todavía escurren de las ramas que penden de los árboles, porque aquí sí hay, y muchos…

Observa, mira y contempla…

Contempla como la nieve cae, y deja imágenes tan duras como hermosas, imágenes tan… ¿vitales? Vitales, sí, porque ¿acaso no es la vida así? ¿dura y hermosa por definición?

Cuando estés tan agobiado que no quieras ni pensar en otra cosa, cuando ya no puedas más, recuerda que hasta la estación más fría, hasta los momentos más duros tienen sus flores, sus detalles, sus paisajes cargados de dulzura aparentemente pétrea, recuerda que de las experiencias más difíciles nacen las más hermosas realidades…

Cuando estés cansado de remar, no desesperes, y recuerda, que cinco minutos de paseo por Babia, no hacen daño a nadie.

Cuando te sientas triste y decaído, cuando casi te des por vencido, recuerda que Huergas de Babia está ahí, no tan lejos, un pelín más allá, en Babia, en León, ¿o pensabas que todo iba a ser crisis?

Sonríe…

Comments (5) »

Hay más

Mi mágico León: en la montaña oriental leonesa está Prioro, donde el silencio habla. León. Provincia de León. Turismo rural.

Silencio donde siempre hay más

León… ¿por qué León y no cualquier otro lugar de la geografía? Porque León

El murmullo de una fría mañana de invierno despierta con el nuevo día. Un murmullo callado, silencioso, casi inaudito, como si fuera el ronroneo del León que yace dormido esperando la primavera, como si esperara dormido bajo la blanca capa de nieve…

Es un día cualquiera, y la gente está… ¡está haciendo tantas cosas!

Algunas, y algunos también, en casa, calentines, pero sin parar, en una casa siempre hay tanto que hacer…

Otros hace ya rato que salieron camino al trabajo o a los quehaceres diarios; hay quien disfruta de su tiempo de cualquier otra manera, y cada cual, en su sencilla existencia personal, mira la vida desde su perspectiva, desde su mirada,…

Pero… ¿te cuento algo? Hay más…

Allá afuera, hay un mundo absolutamente feliz, ajeno a los planes maqueavélicos que algunos traman y otros sufren.

Allá donde la nieve se convierte en parte del paisaje y los pájaros aparecen y desaparecen con absoluta rapidez, las mañanas desvelan el sosiego de la paz en un mundo que se sabe contento, a gusto consigo mismo por dar siempre lo mejor de lo que tiene, sin esperar nada a cambio…

Y cambian las estaciones y los árboles se llenan de flores, y de frutas, y de colores dorados, hasta que la belleza blanca del frío vuelve a caer de las alturas y llena el paisaje del fértil algodón que riega la fantasía de niños, y, a veces, de adultos también.

…. (No se puede describir…) Es el rumor del aire al acariciar las ramas cargadas de aquellos árboles que, pudorosos, se negaron a desnudar la corteza de sus pétalos sin flor ante la llegada del frío…

… (No se puede describir…) Es el sonido de algo que ha hecho caer una piedra desde lo alto de una peña… ¿qué será? ¿quién será? ¿un rebeco, quizá?…

… (Sigue sin poderse describir…) Es la sensación que recorre el alma cuando los problemas parecen sólo la pesadilla de una noche perdida en los abrazos de quien te quiere, de quien te hace sentir que aquellos, tan pronto vienen como se van, la vida es así, no lo olvides…

León… porque hay silencio con el que escuchar la bella sinfonía de la vida que habla de amor y respeto, de naturaleza y sensaciones, de pasión y desenfreno envueltos en paz…

En paz, mucha paz,… en León, en Prioro, en la montaña…

Donde las cosas son siempre más de lo que muestran, allí donde siempre hay más: en León.

Comments (7) »

Copos de nieve

Mi mágico León: nieva en Valdeteja de Curueño, en la provincia de León. Turismo.

La belleza blanca del frío

Al calor del hogar la nieve parece un montón de fría tranquilidad en la que el mundo se concede una tregua, y desaparecen las guerras, y los rencores…

Copo a copo, el cielo cubre de blanco un mundo multicolor que convierte la variedad más pintoresca, en un manto virginal cargado de ilusiones, donde las fantasías y los sueños parecen más reales, parecen menos etéreos, más alcanzables, y tal vez lo sean…

Es el blanco del perdón en que poder escribir de nuevo, que borra los malos momentos de un año que escapa a cada segundo, y empieza a dar la bienvenida a una Navidad, blanca como la unión de todos los colores.

Es el blanco que anuncia la llegada de un nuevo año cargado de nuevas aventuras que ni siquiera sospechas, cargado de miradas cómplices, de besos sinceros, de risas sonoras con viejos amigos que siguen siendo nuevos, como el año, como la vida, como la nieve, siempre igual, siempre diferente.

Siéntate a disfrutar de los tuyos, a disfrutar de cada momento, y si añoras algo o a alguien, no llores, o llora, pero no demasiado.

Piensa, siente, escucha… las cosas más importantes no se ven, se sienten.

Y vuelve a nevar.

Preciosa estampa invernal.

Disfrútala.

Comments (4) »