Posts tagged Ruta de la Plata

La belleza hecha pueblo

En la comarca de la Maragatería, muy cerca de Astorga está Castrillo de los Polvazares. En la provincia de León. Turismo.

La belleza hecha pueblo

La belleza, ¿qué es la belleza?

La belleza es algo que a todos gusta, algo que te gusta mirar, descubrir y volver a mirar, algo que no te cansas de ver.

Belleza… belleza es armonía.

Hay belleza exterior y belleza interior y… ¿cuál es mejor? la una sin la otra no tiene demasiado sentido, porque algo muy hermoso por fuera que no es bello por dentro, al final no te dice nada, es una bonita estampa que recordar; pero la belleza interior tiene esa magia que inunda el exterior y lo hace brillar con luz propia, otorgándole una belleza sin igual… creo que algo así es el amor, ¿verdad?

Cada rincón tiene su magia, cada pueblo su belleza, y cada persona un lugar favorito al que regresar siempre, un sitio que es tuyo, sólo tuyo, aunque también sea de más gente, pero no importa…

Conozco un lugar bello por fuera y por dentro, un lugar lleno de historia y arte, bonito ¿verdad?, una bella estampa que recordar, y… conozco un lugar del que te enamoras porque es precioso… y es el mismo lugar.

Es un pueblo bonito y precioso porque en el interior de sus casas de piedra se cuece un cocido muy maragato y se saborean los olores de lo bueno; precioso porque sus gentes viven enamoradas de él, y lo aman, y lo comparten, aunque siempre lo celen un poco ante la llegada de tanto extraño que no se detiene en descubrir la auténtica belleza que inunda su exterior, la de dentro.

Conozco un pueblo añorado desde la distancia, recordado desde las fotografías, relatado en mil folletos y grabado en mil corazones; y podría contarte que es Conjunto Histórico Artístico, que sus calles están empedradas, su gente es amable y orgullosa y que tiene fama su gastronomía, pero… ¿sabes qué? prefiero que lo descubras tú mismo, porque así, comprenderás, porque es tan bello: por fuera y por dentro.

Comments (15) »

El bosque encantado

El Faedo de Ciñera

El Bosque Encantado, el Faedo de Ciñera de Gordón

¿Quién no ha soñado alguna vez con historias de príncipes y princesas? Con cuentos de hadas en los que encontrar la ninfa de los bosques, o el hada de la laguna, la bruja mala y la bruja buena, la magia de un Merlín sin rey Arturo… ¿quién no ha deseado alguna vez ser el protagonista de una película? ser, tal vez, Robin Hood en el bosque de Sherwood, pasear montado a lomos de un unicornio por los senderos sin marcar de bosques centenarios llenos de vida… y de misterio…

Yo sí, yo sí he soñado encontrar algo así, y… ¿te cuento un secreto? Lo encontré.

Al norte de la provincia de León, cerca de Asturias, entre Villamanín, Cármenes, La Pola de Gordón y Vegacervera, se encuentra el Faedo. El Faedo, es, en la lengua del Reino de León, el Hayedo: un lugar encantado lleno de gnomos, duendes, elfos y hadas, muchas hadas que se esconden bajo las ramas de los árboles, en los resquicios de sus troncos, bajo la corteza que recubre sus raíces, en las hojas que pueblan sus ramas… y cuenta la leyenda que Haeda es la bruja que dio vida al lugar haciendo que de sus montañas manara el carbón que calienta los hogares; y la bruja, que había prometido a un demonio no usar el poder que éste le había concedido para hacer el bien, se fue consumiendo hechizo tras hechizo hasta que Haeda regresó al bosque donde descansó abrazada a Fagus. Desde aquel entonces, Fagus, el haya mágica, continua gobernando en el bosque silencioso tras más de quinientos años de dominio hechizado, mágico y pacífico en un mundo lleno de verdor y luminosidad, cuya banda sonora es el suave fluir del agua en su discurrir sobre piedra caliza por el arroyo del Villar donde tienen su morada las ninfas acuáticas en las marmitas de gigante.

Comments (10) »

No estoy…

Las Montañas que decoran Babia

Las cumbres nevadas de Babia.

Hay quien prefiere estar en las nubes, otros prefieren estar en la luna, yo, sin embargo, prefiero estar en Babia.

¿En Babia? ¿en la luna? ¿en las nubes?… sí, en Babia, con la luna sobre mí al caer la noche y las nubes coronando las cimas de sus montañas al alba…

En la Alta y la Baja Badabia, rodeados de quietud y sosiego, en un ambiente lleno de armonía entre lo humano y lo terrenal, se encuentra el paraíso al que los reyes de León acudían a descansar en busca de la tranquilidad y la paz que en la corte no encontraban.

Entre la Babia real y la Badabia mítica hay un mundo de montañas y valles, ríos y lagunas, pastos, castillos e iglesias que dan vida a una ensoñación hecha tan real como la vida misma, como ese olor a hierba fresca y a cumbres nevadas que penetra los sentidos del cuerpo y toca con su varita la magia de la imaginación…

Cuentan los vestigios encontrados en su valle, que fue poblado desde la Edad de Bronce, y pasados los siglos, los invasores romanos pudieron usar la vía del Puerto de la Mesa para cruzar la Cordillera hacia la bella Asturias.

Entre sus montañas, Mons Vindius, en el que se resguardaron cántabros y astures ante la llegada del Imperio Romano…

Y entre el Concejo de Babia de Yuso y el Concejo de Babia de Suso, la mente divaga con facilidad mientras el viento mece las ramas de los árboles y el agua chapotea en sus arroyos… y los caballos pacen serenamente en las pasturas y algunas vacas pintas salpican el paisaje con sus blancos y negros, y se echa de menos el balar intenso de los rebaños trashumantes que subían desde la lejana Extremadura hacia los verdes pastizales donde nacían y nacen sus mejores guías y defensores ante el posible ataque de un lobo: los valientes mastines leoneses.

Este lugar lleno de sueños de quietud, de anhelos de los caminantes que peregrinan hacia Santiago, de deseos de los mercaderes que recorrían la Ruta de la Plata… este sitio tan lejano en apariencia como cercano en realidad, está ahí, al norte de León a tan sólo unos kilómetros de aquí, puede estar cerca, o lejos, es todo tan relativo… sea como fuere, si se puede alcanzar, si se puede llegar a Babia, es porque existe, ¿no? Pues si existe, si te apetece conocerlo, vente conmigo, que yo ya no estoy… estoy en Babia.

Comments (15) »