Posts tagged Turismo

Entre dos aguas

Mi mágico León: arboleda nevada en primavera en Ambasaguas. León. Turismo rural.

Blanca tranquilidad

En un rincón del mundo, donde el ruido y la polución se diluyen entre el cielo limpio y la tierra fértil, hay lugares escondidos que recorren los animales pacíficamente.

En algún sitio, plagado de chopos y de riberas, hay un pueblo bañado por dos aguas, con las montañas a lo lejos, adornando el horizonte, y el monte a un tiro de piedra, donde corzos, jabalíes y demás compañeros campan a sus anchas, sobre todo en invierno, cuando el ser humano reside en las grandes ciudades o los pequeños pueblos, y el calor de una hoguera es la sensación de sentirse en casa.

Caprichos del tiempo que moldean la naturaleza a su antojo, y así, cuando la primavera había hecho acto de presencia y las cigüeñas ya se habían relajado en las alturas de sus nidos, bajaron las temperaturas y el paisaje se tiñó de blanco, sorprendiendo los planes de las ropas ligeras y los zapatos frescos.

En cualquier punto de la geografía leonesa, aparecen lugares llenos de quietud y detenimiento, de tranquilidad y sosiego para el alma, sin prisas ni agobios, con pausas y aire limpio…

Y ahora, hoy, me viene a la mente Ambasaguas, y el Porma y el Curueño uniéndose para acariciar la fertilidad de su suelo.

Anuncios

Comments (1) »

Copos de nieve

Mi mágico León: nieva en Valdeteja de Curueño, en la provincia de León. Turismo.

La belleza blanca del frío

Al calor del hogar la nieve parece un montón de fría tranquilidad en la que el mundo se concede una tregua, y desaparecen las guerras, y los rencores…

Copo a copo, el cielo cubre de blanco un mundo multicolor que convierte la variedad más pintoresca, en un manto virginal cargado de ilusiones, donde las fantasías y los sueños parecen más reales, parecen menos etéreos, más alcanzables, y tal vez lo sean…

Es el blanco del perdón en que poder escribir de nuevo, que borra los malos momentos de un año que escapa a cada segundo, y empieza a dar la bienvenida a una Navidad, blanca como la unión de todos los colores.

Es el blanco que anuncia la llegada de un nuevo año cargado de nuevas aventuras que ni siquiera sospechas, cargado de miradas cómplices, de besos sinceros, de risas sonoras con viejos amigos que siguen siendo nuevos, como el año, como la vida, como la nieve, siempre igual, siempre diferente.

Siéntate a disfrutar de los tuyos, a disfrutar de cada momento, y si añoras algo o a alguien, no llores, o llora, pero no demasiado.

Piensa, siente, escucha… las cosas más importantes no se ven, se sienten.

Y vuelve a nevar.

Preciosa estampa invernal.

Disfrútala.

Comments (4) »

Un mundo maravilloso

Mi mágico León: en la montaña central leonesa está Coladilla y su hermosa iglesia. Provincia de León. Turismo.

Una maravilla en el mundo

La ciudad, ¡qué cantidad de cosas tiene la ciudad!, ¿verdad? Tiene cine, tiene teatros, a veces, también tiene metro.

La ciudad, ¿qué tiene la ciudad? La ciudad tiene gente, eventos, acontecimientos que llenan plazas, parques y salas…

La ciudad tiene prisas, compras, gasto, y un continuo goteo de cosas por hacer que, a veces, te aleja de lo que también te gustaría hacer.

Ahora, estás sentado frente a la pantalla del ordenador, y empiezas a recordar, la última vez que saliste de excursión a caminar fuera del ruido y el asfalto…

Empiezas a dejar la mente volar y te encuentras en cualquier lugar del mundo, silencioso, rodeado de naturaleza…

Empiezas a pensar y ves a unos niños jugando a pelota, ¡a pelota! si parece que ahora ya no hay sitio para la pelota, pero una pelota, siempre será una pelota…

Caminas, respiras aire puro, y encuentras un castillo, una ermita, o una pequeña iglesia en un pequeño pueblo, y es todo ¡tan pequeño!

No es una ciudad con sus cines, sus teatros, su tráfico, su progreso, pero… ¡lo tiene todo!

Tiene animales que a veces no se ven, pero se presienten; tiene rincones mágicos en los que las estrellas se acercan a la Tierra mucho más de lo que lo hacen en cualquier rascacielos de cualquier ciudad.

Tiene huertas cargadas de los más sabrosos colores, flores coloridas con los más dulces aromas, quesos elaborados con la mejor leche,…

El mundo rural, tiene maravillas encantadoras que te hacen revivir como revive el campo en primavera, cuando el duro invierno deja atrás el áspero frío y trae la alegría del buen tiempo.

El mundo de las montañas, los valles, los ríos y los campos, tiene iglesias preciosas, pedacitos de fe construidos en piedra, y son ¡tan hermosos! que hasta los más agnósticos reconocen su belleza, y, hasta me atrevería a decir que, en su sencillez reposada, se percibe una paz distinta…

En la tierra de León, hay una infinidad de lugares que descubrir, una multitud maravillosa de paisajes en los que soñar, un montón de pueblos únicos y preciosos con un monumento en común: su iglesia.

León: un mundo maravilloso que descubrir, y si lo que te gusta es el turismo rural y cultural, aquí lo tienes todo: en León, ¿dónde si no?

Comments (6) »

Felicidad y un curro de la leche

Mi mágico León: al norte de la provincia de León está el río Curueño, y muy cerca de él, Castro del Condado y sus vecinos. León. Turismo.

La verde felicidad de Castro y Barrio

Intenta definir el amor, ¿puedes?

Bueno, intentemos algo más fácil: define la fe… ¿y la esperanza?… ¿la alegría?… es difícil, ¿verdad?

Cuando de sentimientos se trata, explicar lo que recorre los recovecos de alma, vida y corazón es tarea prácticamente imposible, pues se diga lo que se diga, siempre queda la sensación de haber dejado cosas en el tintero, y es que, los pequeños detalles marcan grandes diferencias…

Pequeños detalles… como levantarse a las siete y media de la mañana, ciento cincuenta vacas y todo el día en el monte…

Échale imaginación y te encontrarás observando, sin ser visto, a José Carlos y al resto de la tropa, más o menos diez chavales, ¿imaginas?

Imagina… saborea…

Saborea el sabor de la leche, y de las moras, ¡y los piñones! Mmm…

Y llegado el mes de agosto… no lo imagines, ¡vívelo! contemplar los deseos, hechos estrella, deslizarse por el firmamento, pintando la negritud de luz con sus lágrimas de San Lorenzo.

Son experiencias auténticas de una vida, de muchas vidas… son vivencias reales como lo es el hermoso río Curueño y los bellos paisajes que en torno a él se divierten; verídicas como la laguna a la que todavía se acercan los animales a beber de su agua cristalina…

¿Una laguna? Sí.

Y… José Carlos, cuando piensas en Castro del Condado, ¿qué es lo primero que acude a tu mente?

-“Felicidad, y un curro de la leche”-.

Así que ya sabes, si quieres disfrutar de cosas que no tienen precio y mover el esqueleto al son de la naturaleza: Castro del Condado es lo que estás buscando.

Comments (6) »