Archive for febrero, 2016

Llegó

Mi mágico León: nieva en Cistierna. León. Turismo rural.

Cálida frialdad

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Comments (4) »

Estás

Mi mágico León: paisaje de otoño en Cifuentes de Rueda. León.

Presencia intangible

Allí, estás allí, en ese aire puro y limpio que envuelve las montañas y los campos, y los llena de paz y silencio…

Caminar entre descampados poblados de vida serena, entre amapolas que aún no asomaron sobre la tierra, y espigas que todavía no despuntaron en las parcelas; caminar y escuchar al viento quieto, esperar a que te distraigas, para, cuando menos lo esperes, revolverte las ideas y recordarte que allí, el dueño de las sensaciones, de la piel erizada o los mofletes colorados, es él.

Disfrutar de tu presencia es como… descubrir el aroma de mi perfume favorito en el ambiente, y entonces, respirar profundamente, cerrando los ojos, para concentrarme en cada partícula de olor, y empaparme de las sensaciones, para que no se escapen, cuando suelte esa bocanada de aire que se ha paseado por mi interior…

Pasar de lo racional a lo irracional, es dar un salto en el vacío, sospechando, que más abajo hay nubes de algodón de azúcar, creyendo que no vas a caer aunque así lo parezca…

Es como pasar por una calle desierta, con la madrugada acompañando tus pasos, y despertar de golpe con un café que no se ve, escapado por la ventana de alguna cocina.

Recorrer las ciudades y los pueblos, es buscar de nuevo el sonido de tu voz en el eco de sus rincones, es ver la nieve caer y desvanecerse al tocar el suelo, y a veces permanecer, como la noche, hasta que llega el rey de los cielos y la deshace, con el calor de su corazón ardiente.

Dicen que se olvida… que la voz del amor se olvida…

Tal vez haya recuerdos que se difuminen en la mente, pero nunca en el corazón; tal vez algunos piensen que el libro llegó a su fin; pero donde algunos leen un final, otros leemos un continuará…

Continuará…

Y en el primer renglón del primer párrafo del siguiente capítulo, volverás a caminar por los senderos de mi vida, como ahora caminas por los senderos del amor que siento por ti, como tantas veces caminaste por los paseos que recorren Cifuentes, La Bañeza, León,…

Como ahora sigues caminando, por los parajes de este universo paralelo, que algunos locos enamorados, damos en llamar Mi mágico León.

Comments (1) »

Sueños de colores

Mi mágico León: anochece en la montaña oriental leonesa.

Cajón abierto

Si pudiera conservar en el cajón de los buenos momentos, los paisajes y las flores, lo haría, pero prefiero dejarlos libres para que puedan volar, si así lo quieren, y olvidar que, de alguna manera, están anclados a tierra; de alguna manera solo, porque no todo lo que se ve es lo que es, y mucho menos lo que no se ve, se convierte por eso en menos real…

Antes de cerrar los ojos ya estoy sonriendo, aunque fuera hace frío, y a ratos viento, pero sale el sol y luego se esconde, y aparecen las estrellas disfrazando los sueños de realidades… ¿será que son la semilla que engendra el mañana?

Antes de cerrar los ojos ya estoy sonriendo, porque sigo siendo la misma loca, como dice la canción, pero esta vez, que entre sus sueños se perdía…

Respiro profundo y…. mmm… huele a ternura y cosas bonitas, a montañas impregnadas de aire limpio, a secretos entre risas, a libertad y juventud… la que se queda en el alma, la que no se pasa con los años… sabes de qué hablo, ¿verdad?

Y soy feliz… como Prioro entre montañas, o Taradell en una Plana… como aquel que no tiene miedo a los retos o huracanes, porque entre el respeto y la picardía, juega a alcanzar imposibles, y a ratos, los torna posibles… quién sabe, ¿será cosa de valientes?

Yo creo que sí…

El mar y la belleza profunda de sus aguas frías y vivas… y ese sol entre montañas, al oeste, lejos del agua que lo vio nacer allá por el Mediterráneo, acariciando dulcemente las siluetas de aquellos picos, de aquellos montes, de aquella magia hecha paisaje, añoranza, fuerza y coraje, en la mirada, en el corazón del que cree que todo es posible…

Hasta los imposibles.

Antes de cerrar los ojos ya estoy sonriendo, y luego los cierro, y sigo sonriendo.

Porque las penas, con una sonrisa, son menos penas, y las lágrimas son más bellas si van acompañadas de risas.

Te deseo un mundo lleno de cosas bonitas, como tus paisajes, León, un mundo lleno de diversidades y tolerancias, un mundo… ¡tan intenso como el color del infinito dibujado en las miradas!

Comments (5) »