Posts tagged Catedral de León

Descubriéndote

Mi mágico León: vidriera en la catedral de León. Ciudad de León. León. Turismo cultural.

La luz que inunda el interior

Si tuviera que definir León en una sola palabra… ¿cuál eligiría?

Si tuviera que definir León en una sola palabra me perdería en infinidad de connotaciones con las que llenar de pinceladas la estampa que exprese tal amalgama de sensaciones, colores y razones.

Si tuviera que explicarte lo que es León, no lo haría, creo que no hay mejor explicación que un vuelco en el estómago al descubrir una pequeña cascada donde menos la esperas.

¿Cómo explicar algo tan especial? Es especial como ese arco iris que cruza el cielo tras unas gotas de lluvia, y que, aunque haga frío, te hace sentir un calorcillo especial, te hace sonreír… al menos por dentro, ¡no lo niegues que no me lo creo!

Una sola palabra, sólo una: tradición, historia, sorpresas, silencios…

La piel de gallina…

Tu mirada, mi mirada… aquello que sólo compartes con la otra mirada, y no hacen falta palabras, ni compromisos sellados,… una estrella cruzando un firmamento estrellado.

Un paseo por un atardecer, una mañana descubriendo la luz en el interior…

Magia…

Dicen que las catedrales se hicieron tan inmensas para recordar la grandeza de un Dios repleto de Amor, Justicia y Perdón, y al contemplar la belleza, precisión y el esmero de tan excelsa obra de arte y devoción, no es difícil desear descubrir cada uno de sus rincones, poco a poco…

Descubrir recorriendo el Camino de Santiago, con destino a la tumba del Apóstol Santo…

Descubrir en silencio, despacio, como se deshoja una margarita,… descubrir los magníficos detalles de cada pétalo, de cada vidriera, descubrir la joya del gótico: La Pulchra Leonina.

Anuncios

Comments (5) »

Rugiendo con fuerza

 

Mi mágico León: estatua de un León en la ciudad de León. León. Turismo.

El misterioso rugido de León

 

Misterios… misterios que se esconden tras los muros de tantos lugares y permanecen ocultos a las miradas superfluas que desconocen su existencia.

Calles húmedas que hablan de un barrio en el que el paladar experimenta sensaciones mientras, vinos de excelente sabor, resbalan por las copas e inundan de sensaciones cuerpo, alma y corazón, acompañados por la tapa que da su toque especial.

Un arco que habla de la cárcel que en tiempos de Medievo se hallaba en aquel lugar, una iglesia, tan bonita, que no puede menos que ser llamada La Pulchra Leonina, un Panteón de Reyes donde descansaron los restos del afamado San Isidoro, un hostal de peregrinos reconvertido en hospedería de lujo, un río y su caudal, un arquitecto y un sueño hecho realidad,…

Maravillas en forma de piedra y millones de peregrinos labrando historia en sus rincones a lo largo de los tiempos.

Una ciudad con carácter,  bella y desconocida, que conserva el embrujo de las estrellas y la fuerza de aquella legión romana, que llegó a sus tierras con la firme decisión de conquistar la maravilla de su geografía.

Una ciudad, un camino, mil historias y un rugido… ¡León!

Comments (3) »

La Pulchra Leonina

Mi mágico León: en el corazón de la ciudad de León, la catedral gótica de León:La Pulchra Leonina

La Pulchra Leonina

En los primeros albores del siglo X, en una época de luchas constantes ante el peligroso avance del imperio andalusí en territorio cristiano, el rey Ordoño II venció a los árabes en la batalla de San Esteban de Gormaz, en la cercana Soria, y como agradecimiento a Dios, cedió su palacio real para construir una catedral.

Allí, en el mismo lugar en que ocho siglos atrás se establecieran los edificios de la romana Legio VII Gemina, comenzó a construirse el edificio catedralicio que con el paso de los siglos, entrando ya en el siglo XIII, fue tomando esa forma tan depurada que caracteriza al gótico clásico francés, y de ese modo, su aspecto se asemejó más al de las famosas catedrales europeas que al de las ibéricas.

En su belleza limpia se alza, con una antigüedad disfrazada de juventud, la Catedral de Santa María de Regla. Al entrar, una amalgama de colores realza la luz que traspasa sus vidrieras, me encanta… ¡son tan bonitas!… uno tras otro, los ventanales de arco ojival se ven adornados por los intensos colores de sus cristales, y acaricia la luz, suavemente, su superficie, haciéndose cómplice de las propias vidrieras, y al penetrar el interior de los muros, otorga al monumento, ese cálido entorno que sus piedras le niegan con frialdad, y se impone, sobre la puerta que gobierna la entrada al templo, el bello rosetón que encandila con su mirada… Al fondo, el coro en el que tan ilustres personajes asentaron sus cuerpos asistiendo a ceremonias en latín…

Y me parece mentira que pueda visitarla en un silencio envuelto en soledad, como si a lo lejos aún se escucharan los remotos cantos gregorianos… pero unas voces detrás de mí interrumpen mis pensamientos, y por la entrada empiezan a aparecer jóvenes y no tan jóvenes vestidos elegantemente, con tacones, con corbatas, con vestidos y trajes de chaqueta, y al salir, una sorpresa me espera: blanca y radiante, como dice la canción, va la novia…

Una vez más, la Pulchra Leonina, envuelve, con su misticismo medieval, la belleza de una ceremonia de amor.

Comments (10) »