En el País de los Hórreos

Mi mágico León: en el Valle de Valdeón, en el Parque Nacional de los Picos de Europa está Santa Marina de Valdeón y sus hórreos. León. Turismo

Mi casita junto al mar

  

Rodeado de montañas y envuelto al abrigo de la Cordillera Cantábrica, conservado en el tiempo con sus cumbres nevadas y el verde brillante de sus plantas en verano, el Valle de Valdeón, se resguarda de la mediocridad, albergando en sus confines la belleza de unas montañas que adornan majestuosas el paisaje, dando nombre al Parque Nacional de los Picos de Europa.  

Un día, rebuscando en mi memoria, encontré, al mirar una fotografía, la imagen de una casita que se sostenía sobre cuatro pequeños pilares. Era tan sólo una niña cuando me encontré con aquella construcción tosca y sencilla, y… ¿sabes qué? me encantó: era pequeña, como yo, y tenía una puertecita pequeña, sin ventanas, y una pequeña pasarela en su exterior que la rodeaba y hacía funciones de balconcito asomado al mar… habíamos ido a pasar el día a Santander, y en algún momento del viaje encontré aquel lugar mágico. Estoy segura de que si las personas que me acompañaron aquel día leyeran este escrito, probablemente no creerían que lo recuerdo, pero sí, me acuerdo, y no sé si potenciado por la imagen que se refleja en aquella fotografía de mi infancia, quedó muy vivo en mi recuerdo.  

Pasaron los años, y un día, volví a dirigirme hacia el norte, esta vez hacia los Picos de Europa, y cuál fue mi sorpresa cuando, atravesando el Valle de Valdeón, recorriendo los encantadores pueblitos que se cruzaban en mi camino, casi sobre la carretera, encontré un señor hórreo, mi casita mágica frente al mar, que esta vez, había tomado una forma más austera, más seria, había puesto su morada en un mar de verdes praderas y altas cumbres y había cambiado su nombre, pasándose a llamar: Hórreo.  

Y después de aquel hórreo apareció otro, y otro, y otro más, ¡aquello era el paraíso de los hórreos!  

Como iba acompañada, no pude detenerme a contemplar todas aquellas edificaciones, graneros para ser más exacta. Graneros que remontan su existencia a tiempos antiguos; unos más nuevos, otros más añejos, todos transportándome a un tiempo en el que la vida humana que habitaba el Valle vivía únicamente de los frutos de la tierra: animales, plantas salvajes, cultivos… y los oriundos del lugar, para evitar que el resultado de su duro trabajo fuera pasto de los ratones y demás roedores, construyeron sus propios castillos protectores de grano.  

Es un elemento especial, ¿no te parece? que si es de origen celta, que si es romano, que si es anterior… sea como fuere, sé que, contemplando un hórreo, te ves traslado a otros tiempos.  

Me voy a dar una vuelta por el pasado montañés, ¿me acompañas?

Anuncios

9 comentarios so far »

  1. 1

    Carlos said,

    En pleno valle, nos encontramos con la divina garganta (o la ruta del Cares).

    Se trata del caminito de tan solo 12 km que separa dos pueblos, cuya alternativa por carretera es de unos 100 km…

    • 2

      Eralde Félix said,

      Para aquellos que apostamos por un turismo sostenible, entiendase como aquellos lugares que brillan por su encanto, mas que por lo que la publicidad promete, argumentar, que con ese fragmento, nos da que pensar donde invertir nuestro siguiente viaje…

      Yo por mi parte admiro tu expresion escrita y el sentimiento historico que refleja tu esrtitura.

      Gracias por compartir tus pensamientos de una manera tan inteligible.

  2. 3

    patrichueck said,

    Muy cerquita de los hórreos se encuentra la afamada ruta del Cares. Os invito a descubrir un poco de su magia en otro de los relatos que encontraréis más arriba.

    Aquí os dejo el enlace:

    https://patrichueck.wordpress.com/2010/01/03/el-buen-cain/

    Espero que os guste.

  3. 4

    […] animales, y hórreos:  yo conozco un lugar plagado de esos tres […]

  4. 5

    Patrichueck said,

    Esta foto le ha puesto la guinda al relato. Muchas gracias, Edu.

  5. 6

    Claudia said,

    precioso relato y mejor paisaje!!

  6. 7

    […] en las laderas, en los recovecos, sobre los árboles, sobre… la Tierra… sobre los hórreos que, no muy lejos de él, pueblan el Valle de […]

  7. 8

    maria josé said,

    sabriais de alguna casita de laquiler por aquella zona gracias


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: