Posts tagged naturaleza

Entre dos aguas

Mi mágico León: arboleda nevada en primavera en Ambasaguas. León. Turismo rural.

Blanca tranquilidad

En un rincón del mundo, donde el ruido y la polución se diluyen entre el cielo limpio y la tierra fértil, hay lugares escondidos que recorren los animales pacíficamente.

En algún sitio, plagado de chopos y de riberas, hay un pueblo bañado por dos aguas, con las montañas a lo lejos, adornando el horizonte, y el monte a un tiro de piedra, donde corzos, jabalíes y demás compañeros campan a sus anchas, sobre todo en invierno, cuando el ser humano reside en las grandes ciudades o los pequeños pueblos, y el calor de una hoguera es la sensación de sentirse en casa.

Caprichos del tiempo que moldean la naturaleza a su antojo, y así, cuando la primavera había hecho acto de presencia y las cigüeñas ya se habían relajado en las alturas de sus nidos, bajaron las temperaturas y el paisaje se tiñó de blanco, sorprendiendo los planes de las ropas ligeras y los zapatos frescos.

En cualquier punto de la geografía leonesa, aparecen lugares llenos de quietud y detenimiento, de tranquilidad y sosiego para el alma, sin prisas ni agobios, con pausas y aire limpio…

Y ahora, hoy, me viene a la mente Ambasaguas, y el Porma y el Curueño uniéndose para acariciar la fertilidad de su suelo.

Comments (2) »

Toda la vida

Mi mágico León: anochecer de primavera en Azadón. León. Turismo rural.

Ardiente dulzura suave

Te voy a querer toda la vida, y más allá, cuando las nubes y las montañas se fundan en un abrazo eterno, y haya nieve, y flores amaneciendo llenas de color, y paseos otoñales cubiertos de cobrizos, dorados y marrones adornando las sensaciones…

Te voy a querer siempre, así, de esta manera, tranquila, segura, convertida en una declaración de intenciones, en un propósito impregnado de sentimientos que se funden en tu mirada cruzándose con la mía, entendiendo, que llegamos para quedarnos, para acompañarnos, para reír y llorar juntos, para amarnos.

Te voy a querer siempre, como el sol a las montañas y los campos, como la nieve a los ríos, las cascadas y los arroyos, como las vacas a los prados y las golondrinas a la primavera y el verano, siempre.

Y te voy a querer porque eres parte de mí, porque sentirte en cada poro de la piel es tan sencillo como caminar entre tus árboles, descubrir nuevos senderos que muchos ya han olvidado, y chapotear en tus ríos aunque el agua esté helada.

Te voy a amar siempre porque la luna en tus lares se hace más grande, más brillante, más dama de la noche y el día, y el sol, el sol llena de magia los lugares pintando de candor los colores del paisaje…

Como ocurre en Azadón, cuando la primavera hace acto de presencia, y la noche llega callando, callando…

Comments (2) »

De flor en flor

Mi mágico León: abeja en Ambasaguas de Curueño, en la provincia de León. León. Turismo rural.

La suavidad de un beso

De flor en flor se polinizan los amores, se alegran los corazones, se cultivan las ilusiones,…

De flor en flor el mundo se llena de color, y la primavera nunca desaparece, se hace más tranquila, más pausada, como la misma juventud humana, que solo desaparece si se deja la ventana de la fantasía cerrada y la llave de las preocupaciones abierta.

Se me ocurre pensar que las abejas y las personas somos muy parecidas: amamos volar libres, fabricar nuestra propia morada, de cera o de adobe, de panal o de ladrillo, de miel o de pedacitos de corazón, en realidad, un pequeño mundo lleno de formas y aromas dentro de otro mucho más grande, más hermoso, más…

Se me antoja pensar en los ríos y en las montañas, en la capacidad de disfrutar del brillo de una estrella o de la más bella puesta de sol,…

Siento… siento que es un placer caminar por sendas de respeto, palabras y obras, descubrir abejas recolectando polen, niños arriba y abajo detrás de alguna pelota, y mayores muy jóvenes que van con su bicicleta a dar un paseo hasta las tierras,…

Descubrir León es una sensación insospechada oculta tras un nombre de cuatro letras, plasmadas a la izquierda de un mapa, con forma de península, que poco dice y mucho calla…

Descubrir León es caminar por las riberas y las montañas, encontrar pueblos unidos por un puente, bañados por un mismo río, el que alguien dio en llamar del olvido, aunque yo creo que la tierra tiene su propio corazón, y el corazón nunca olvida.

Descubrir León es sorprenderte ante el caudal constante de un pequeño manantial que en Vegarada ve nacer al Curueño, y luego, en sus rincones, planta pozas llenas de baños y alegría, en Redipuertas, en Nocedo, en Montuerto, en Ambasaguas… donde las abejas vuelan por el aire, y las flores esperan sus besos.

Comments (6) »

Mi mundo

Panorama sobre el Valle de Valdeón, enclavado en los Picos de Europa, al norte de la provincia de León.

Mi mundo

Mi mundo es algo que formamos tú y yo, y algunos más, y nuestras aventuras divertidas, soñadoras, alegres, fantasiosas,…

Mi mundo somos tú y yo, y otros amores, pero tú y yo.

Mi mundo es un lugar donde nuestras cosas son tuyas y mías, y no importa si otros las conocen, o las sospechan, porque al final somos nosotros, nosotras, quienes las sentimos, y vivimos.

Mi mundo es un lugar donde el tiempo no lo marca el reloj, lo marca el cariño y la confianza, donde los atardeceres son eternos, y los sueños, realidades; y hasta las cosas tristes, las soledades y las distancias tienen su parte bonita cuando descubro que no pueden con nosotros, con nosotras, porque como tú no hay nadie, y ni el tiempo ni el olvido pueden con un cariño que guardo en el cofre de mis tesoros.

Mi mundo está lleno de cosas bonitas, ¿no te lo había dicho? Sí, seguro que sí te había contado que recuerdo las veces que nos hemos reído juntos, juntas, los secretos que hemos compartido, y las conversaciones cargadas de tanta intensidad…

Esas conversaciones al otro lado del teléfono en las que tú escuchas mi voz y yo escucho la tuya, a veces como un susurro ahogado por las lágrimas, otras con la emoción ilusionada por cualquier suceso, otras tranquila en la felicidad de la vida cuando no pasa nada, y al final, muchas veces, planeando cuándo volveremos a vernos.

Cariño mío, tú sabes que formas parte de un mundo muy bonito, lleno de flores y nevadas, de estampas cargadas de ensueño, de anocheceres plagados de estrellas, de risas y ocurrencias varias.

Cariño mío, tú sabes que el amor y la amistad son dos caras de la misma moneda, que forman parte de la misma realidad, y si no lo sabes te lo recuerdo: has visto cosas preciosas, hemos vivido experiencias inolvidables y únicas, hemos compartido mucho más de lo que muchos imaginan, y todavía queda tanto por descubrir, por disfrutar, por fotografiar,…

No llores más, no lo hagas: PROHIBIDO.

A partir de ahora sonríe, una nueva etapa empieza hoy: el verano ya está aquí, el calor, la diversión, las fiestas, y las flores, porque aunque el verano llegó, la primavera nunca se va, ¿acaso lo dudas?

Visita el Valle de Valdeón y entenderás de qué te hablo.

IDEM…

Comments (8) »

Cuando no vale la pena

Mi mágico León: Valle del Gete en León. León. Turismo rural y naturaleza viva.

Un nuevo amanecer

Cuando no vale la pena, uno tiene que saber cuando algo ya no vale la pena.

La vida está llena de muchas cosas: de alegrías y penas, de amores y desamores, de fantasías y realidades; la vida está llena de muchas cosas, pero sobre todo está, más bien debería estar, llena de sinceridad y respeto.

El mundo está plagado de personitas, personas, personajes y otros que, en algún momento, se comportan como lo que no son, o tal vez sí son y cuando nos damos cuenta, es tal la sorpresa que cuesta creer… ¿a quién no le ha pasado nunca?

Me reservo el derecho a pensar y sentir que todos podemos equivocarnos, pero también a enfadarme y a descubrirme cruelmente decepcionada.

Se me ocurren varias palabras, no usaré ninguna, ¿para qué si no vale la pena?

Querido corazón: la vida también es dura, pero más fuerte eres tú que puedes con su dureza sin perder tu ternura.

Querido corazón: sé valiente, sonriente, sé brillante, sensato y elegante, y recuerda, siempre recuerda, que cada día nos da una nueva oportunidad para ser felices, que no hay mal que cien años dure, y que las alegrías compartidas son más alegrías y las penas compartidas menos pena.

Querido corazón: ignora lo que no vale la pena y enfócate en lo que vale ilusiones y sonrisas, porque cada día nos regala un nuevo amanecer, una experiencia, una esperanza,… agárrate fuerte a ella y recuerda que cuando menos piensas sale el sol, y con su luz se descubren nuevos paisajes…

¡Disfrútalos, son para ti!

Comments (5) »

Ganas de correr

Mi mágico León: prado de lumbre en Filiel, en la Maragatería, en León. Turismo rural. Naturaleza pura y limpia.

Corriendo con alas

Tengo ganas de correr.

Tengo ganas de correr, ¿me acompañas? ¡Venga! ¡acompáñame!

¿El cuerpo no te deja? Bueno, acompáñame entonces con la mente, y con el corazón, nunca olvides al corazón, que hace menos ruido que la mente, pero sin él serías alguien triste, muy triste, porque las personas tenemos mente, corazón… ¡y alma! tampoco te olvides del alma, que puede tocar las estrellas sin moverse de la tierra, dejarse acariciar por las luces del atardecer, bailar con los sueños al son de las serenatas nocturnas, y sonreír cuando todo parece perdido.

Tengo ganas de correr, como una niña, ¿por qué no? ¿parecerá que estoy loca? ¿y qué? ¡loca como los niños! ¡bendita locura!

Correr, sentir a la Madre Tierra viva bajo mis pies, respirando en cada pétalo, en cada brizna de esperanza convertida en hierba, la fortaleza de ese árbol que aguantó estoicamente el invierno y ahora renace en primavera.

Quiero empezar a correr y olvidarme de los caminos marcados, marcar mi propio camino con los senderos de la ilusión y el convencimiento de que puedo, de que no hay imposibles que no puedan convertirse en posibles, porque sé, siento, intuyo que si creo, sí confío, puedo.

¿Ya? ¿terminaste la carrera? ¿cansado? ¿cansada? Apuesto que acalorado pero feliz, ¿verdad? ¡qué sensación! Y… ¿sabes qué? Sigue, despacio, mirando hacia abajo para recoger esa florecilla amarilla que asoma entre el verdor; mirando hacia arriba para contemplar la forma indefinida de las nubes, y sintiendo el viento revoltoso chocando contra tus mejillas, (te quiere hacer sonrojar, y tal vez lo consiga, ¿será que le gustas?)

Camina siempre, disfruta de la travesía, sonríe muy a menudo, y nunca dejes de soñar.

Porque tienes toda una vida para hacerlo y paisajes maravillosos que disfrutar en este mundo, en Europa, en España, en León, en Filiel

Por todo esto y mucho más… ¡Sé feliz!

Comments (6) »

Limpio

Mi mágico León: el cielo limpio y maravilloso de Villanófar. León. Turismo.

La armonía más limpia

¡Qué maravilla entrar en un sitio y verlo todo limpio!

Limpio y ordenado, aunque cada cosa con su propio orden, no todo tiene que estar colocado de la A a la Z como marca el diccionario; quizás ordenado como las ideas de un pintor, alborotadas, aparentemente salpicadas de locura, y, a su vez, llenas de la pulcritud y el equilibrio que el lienzo muestra en su estampa final.

Todo limpio, cada cosa en su sitio, de manera que, encontrar algo es tan sencillo como buscarlo donde tiene que estar y… allí está: entero, limpio, perfecto para disfrutarlo.

Qué paz se respira cuando todo está bien, cuando las cosas buenas son tan cotidianas que resultan normales.

Maravilloso…

Maravilloso como el cocido que prepara esa persona a la que tanto admiras, o las fotos que hace ese caballero; maravillosa como la carcajada de esa niña que tanto te hace sonreír con sus juegos inocentes, como las torrijas que te enseñó a hacer abuela…

Las cosas buenas se convierten en algo extremadamente… sólo se me ocurre decir feliz, porque así es como te hacen, y quizá no te das cuenta siempre de la suerte que tienes, porque, aunque a veces no te acuerdes, tienes suerte.

Suerte de poder levantarte cada mañana y disfrutar de las jugadas de la naturaleza, de los trinos de los pájaros, de las nieves cuando el frío arrecia, de los rayos de Lorenzo calentando el medio día…

Suerte de contemplar los arco iris coloreando el cielo de alegría, y las estrellas salpicar el firmamento de sueños,…

Suerte, de encontrar al Patrón de España, en cualquier pequeña ermita, en Compostela, o en Villanófar, junto al Esla, siguiendo la ruta vadiniense que los peregrinos han recorrido desde antaño con destino al templo del Santo Apóstol en tierras gallegas.

Suerte de saberte vivo, de descubrir los senderos de la existencia, y de poder escaparte, de vez en cuando, a un lugar donde la limpieza y el encanto viven en completa armonía uniendo cielo y tierra: León.

Comments (1) »

Caminando lento

Mi mágico León: atardecer primaveral en La Bañeza, al sur de la provincia de León. Turismo rural. Naturaleza viva.

Un gran placer

A veces sólo quiero oír silencio…

Silencio salpicado de gorgojeos y colores, silencio acariciado por la brisa tenue del atardecer, silencio…

En ocasiones sólo quiero oír silencio, y sumergirme en mis pensamientos más profundos desde la superficie del mundo; contemplar suavemente, el ardiente colorido de la experiencia disfrutando del misterioso aliento de la vida, y sentir cómo la carga que apelmaza mis trapecios, se hace más ligera, y se desvanece…

Es difícil de explicar, pero, a veces, apetece olvidarse del mundo para encontrarse con él, u olvidarse de la vida que puebla la mente para encontrarse con el corazón, donde habita una vida mucho más valiente, más tranquila, más alegre… ¡más feliz!

A veces, sales a pasear y descubres, que en algún lugar del mundo sigues estando tú, sin miedos, sin temores, con sonrisas, con suspiros, con mucha paz.

De vez en cuando, paras, caminas lento, sales a contemplar y disfrutas…

Comments (5) »

Más que mil palabras

Mi mágico León: en las alturas del Puerto de Vegarada, desfilando en las aguas del Curueño, una cascada preciosa. En la montaña oriental leonesa. León. Turismo rural. Naturaleza.

La belleza de una imagen

Me preguntaba cómo abrir las puertas del paraíso terrenal a tantos que lo buscan en playas lejanas, cargadas de arena blanca y aguas transparentes, y no sabía cómo…

Me preguntaba cómo transmitir esa magia tan espiritual que acaricia suavemente el alma, sin sobresaltos, con mucho mimo; esa magia tan tangible como la frialdad del Curueño cuando desciende de un más allá impregnado de pureza y frescura; y seguía sin encontrar la palabra exacta, el modo concreto, la manera correcta…

Y pasaron los días, y los pensamientos, y se colaron por la vista colores transformados en sensaciones, inundaron los recuerdos paisajes convertidos en sentimientos, y se obró la magia más mágica…

Más allá de los libros, hay un mundo de sonrisas, de carcajadas y buenas sensaciones…

Más allá de la televisión hay senderos que recorrer con las zapatillas puestas y la tranquilidad a flor de piel…

Allí, a la vuelta de la esquina, está el lugar de tus sueños, donde ríos y cascadas, montañas y valles, paisajes, detalles, flores, colores, animales, fantasía y realidad, se combinan para crear entrañables emociones que no se esfuman jamás.

Allí, aquí, hay una palabra cargada de felicidad para ti.

Porque una imagen vale más que mil palabras: ¡LEÓN!

Comments (2) »

Me gustas

Mi mágico León: flores en primavera, en la sierra del Teleno, en Filiel, León.

Sensaciones indescriptibles

“Me gustas cuando callas porque estás como ausente…” le pido prestada esta frase a Neruda para hablar de ti…

Porque me encanta descubrirte en tus silencios rasgados de frescura, donde la sonrisa no deja de asomar en tu rostro y la sorpresa de asomar en mis ojos.

¡Eres tan… enigmática!

Quisiera describirte, pero sólo consigo reír con tus juegos divertidos, mientras intento pillar tus maniobras y tú te ocultas tras los árboles, dibujando paisajes llenos de arco iris.

Tú, y solamente tú, alteras la sangre risueña que recorre las venas de los que se niegan a dejar de ser niños, de los que siguen deshojando margaritas, aunque sepan que ¡sí quiere!

Me encanta tenerte ahí, saber que vienes a verme por vacaciones, y, aunque el resto del año no te pueda ver, tú siempre vuelves, una y otra vez, año tras año, así que en el fondo, nunca te vas, siempre estás presente, en mi mente, en mi corazón, en mi vida…

Primavera…

Comments (2) »